¿Qué es la violencia? Causas, prevención y tratamiento

¿Qué es la violencia? Causas, prevención y tratamiento

0 3307
Imagen sobre la violencia machista

Definición principal

“La violencia es el uso de la fuerza física para herir a otra persona o a una propiedad. La violencia puede causar dolor físico a aquellos que la han experimentado directamente, así como estrés emocional a aquellos que al han experimentado o que han sido testigos. Tanto los individuos, como las familias, las escuelas, los lugares de trabajo, las comunidades, la sociedad o el medioambiente pueden ser dañados a través de la violencia.”

 

¿Qué es la violencia?

La violencia es un problema social que puede repercutir en la salud de aquellos que la experimentan directamente o de los testigos que lo han presenciado. Puede tomar diferentes formas, incluyendo:

Violencia familiar, referida a menudo como abuso doméstico, abuso a los niños o al cónyuge y, malos tratos a los más pequeños o la otra parte de la pareja.

La violencia psicologica se realiza a traves del trato vejatorio de palabras
La violencia psicologica se realiza a traves del trato vejatorio de palabras

 

Violencia en el grupo de iguales, incluye a la violencia realizada en el lugar de trabajo, en la escuela, en las calles y al bullying.

Violencia sexual, incluyendo la violación o el abuso, tanto a personas desconocidas como al cónyuge, a los hijos o a cualquier niño.

Abuso de poder, incluye el maltrato a niños, estudiantes, personas discapacitadas, personas mayores y a todas aquellas que tengan un menor poder que el abusador.

Violencia comunitaria, se refiere a asaltos, peleas, disparos, homicidios y a todas las formas de violencia en grupo.

Violencia racista
Violencia racista

 

Crímenes e incitación al odio, el objetivo de esta violencia se centra en el género de las víctimas, en su edad, etnia, creencia religiosa u orientación sexual

Violencia en los medios de comunicación, como en la televisión, en películas y en videojuegos.

 

Causas del comportamiento violento

Las investigaciones indican que el comportamiento violento puede tener diferentes causas, algunas de ellas pueden ser innatas pero otras pueden ser aprendidas a través de la experiencia o al ser testigo de comportamientos violentos de otros, particularmente por aquellos modelos a seguir.

 

Genética

El adn transmitido a la nueva generacion puede repercutir en la violencia
El adn transmitido a la nueva generacion puede repercutir en la violencia

 

Los cromosomas transfieren la información genética de padres a hijos. Existen algunas investigaciones que confirman que la agresividad puede ser heredada.

 

Daño cerebral

Lesiones en las partes frontales del cerebro pueden eliminar el control de la propia persona ante el enfado y la agresión.

 

Personalidad antisocial

Las personas diagnosticadas de trastorno antisocial de la personalidad a menudo se comportan de forma violenta, incluso durante la infancia. Pueden ser incluso peligrosos para ellos mismos. No parecen comprender que la violencia daña a otras personas, ni tener conciencia de lo que está bien o lo que está mal. Los términos sociópata y psicópata son los más empleados cuando la gente se refiere a las personas que padecen el trastorno antisocial de la personalidad.

 

Alcohol y abuso de substancias

El consumo de alcohol puede influir en las conductas violentas
El consumo de alcohol puede influir en las conductas violentas

 

El abuso de substancias y el consumo de alcohol pueden jugar un papel importante en las conductas violentas. Para algunas personas, estas substancias interfieren con el buen comportamiento y el juicio adecuado. El tomar alcohol para solucionar los problemas de enfado o depresión, pueden empeorar la situación desencadenando que se hieran a sí mismas o a otras personas.

 

Desensibilización

El visualizar frecuentemente violencia en casa, en la comunidad, o en la televisión, puede hacer que las personas consideren que es algo normal, que forma parte de sus vidas; sin recordar que el comportamiento pacífico también es una posibilidad.

 

Indefensión aprendida

Las personas que se resignan a creer que es una parte inevitable de sus vidas no intentan evitar ni escapar de la violencia. Pueden volverse pasivos e incapaces de generar un lugar seguro para ellos mismos o para su familia. Un claro ejemplo son los casos de violencia de género, donde el marido pega a la mujer y esta asume la creencia de que no puede escapar de sus golpes, perdiendo la esperanza.

 

Modelos sociales

Los niños aprenden por observación y por imitación. Si en sus hogares, escuelas o personajes de televisión, se comportan de forma violenta pueden desarrollar la creencia de que los sentimientos de enfado tienen como consecuencia acciones agresivas, siendo una acción aceptada, o incluso pensar que es una forma efectiva para solucionar problemas. No aprendiendo nunca formas pacíficas o cooperativas de solucionar conflictos.

Padre gritandole a su hijo
Padre gritandole a su hija

 

Los padres que utilizan modelos de comportamiento abusivos en el hogar pueden crear un ciclo de violencia, enseñando a los niños a ser adultos con este comportamiento en un futuro. La importancia de los modelos positivos y negativos durante la infancia no debe ser subestimada.

 

Prevención y tratamiento

La persona que ejerce la violencia debe estar de acuerdo con la terapia, con el objetivo de mejorar y conseguir que sea eficaz
La persona que ejerce la violencia debe estar de acuerdo con la terapia, con el objetivo de mejorar y conseguir que sea eficaz

 

Las personas que experimentan la violencia o que son testigos de ella deben reaccionar de forma inmediata.  En caso de emergencia deben ser avisadas la policía y las líneas directas de violencia. Aquellos que hayan sido dañados deben acudir a una clínica o a un hospital, para ser tratados cuanto antes. Cuando la crisis de violencia aparece en el colegio o en la familia, debe contactarse con un especialista con el objetivo de obtener consejo y referentes adecuados. Incluso deben intervenir las agencias de protección de la infancia y las encargadas de proteger al cónyuge en caso de malos tratos.

 

La terapia debe ir centrada en el aprendizaje y desarrollo de conductas adecuadas para el manejo del estrés, de los conflictos y de la ira. Muchas veces, en vez de solucionar los conflictos familiares, los especialistas deben tratar a los niños o al cónyuge a recobrar su estado emocional previo a los malos tratos, desarrollando para ello una terapia centrada en el trastorno por estrés postraumático.* 

Familia de cuatro miembros se encuentra feliz
Familia de cuatro miembros se encuentra feliz

 

La violencia física nunca es una forma aceptable de comportamiento. Cada uno puede tomar sus propias decisiones. Ser consciente de los problemas, decidir no seguir los patrones violentos, y comprometerse con el aprendizaje de nuevas formas para relacionarse, son claves ante el cambio. Nunca es demasiado tarde para cambiar el patrón de violencia dentro de una familia, una comunidad o incluso, una sociedad.

 

*El trastorno por estrés postraumático es un tipo de desorden mental padecido por aquellas personas que han sobrevivido a un terrible evento, teniendo pensamientos recurrentes, pesadillas, sentimientos, miedo y recuerdos sobre lo sucedido. Es lo suficientemente severo como para interferir en el día a día de la persona. Puede suceder después de haber presenciado o vivido un desastre natural, un combate militar, violación, asalto u otro tipo de violencia.

 

Fuentes:

http://www.womensaid.ie/es/queeslaviolenciadomestica.html

http://www.ugr.es/~eirene/publicaciones/manual/Que_es_la_Violencia.pdf

http://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/es/

 

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta