Revolucionar la industria del café: entrevista con Luis Miguel Coutiño, CEO de...

Revolucionar la industria del café: entrevista con Luis Miguel Coutiño, CEO de MyCoffeeBox.com

0 2116

Lo que inició como un proyecto creado en dos días en un Startup Weekend, es hoy día una empresa que combina Internet y producción de café para estar presentes en más de 50 ciudades del país y vender café orgánico de más de 6 mil 500 familias productoras de Chiapas, México.

“Resolver una problemática social y acercar a las personas que producen estos magnifícos cafés a consumidores exigentes”, es la misión que Luis Miguel Coutiño lleva a cabo al frente de MyCoffeeBox.com, la empresa que fundó con su esposa Bere Ruiz en 2013.

Lo que inició como un proyecto creado en dos días en un Startup Weekend, es hoy día una empresa que combina Internet y producción de café para estar presentes en más de 50 ciudades del país y vender café orgánico de más de 6 mil 500 familias productoras de Chiapas, México.

MyCoffeeBox.com es una startup que sin desarrollar software específico, aplicaciones o dispositivos, utiliza la tecnología para crear una revolución en un negocio acaparado por las grandes marcas y los supermercados: la industria del café.

Platicamos con Luis Miguel Coutiño, CEO y fundador de MyCoffeeBox.com, quien desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, compartió la historia de su empresa y brindó consejos para que los emprendedores se decidan a arrancar sus negocios.

¿Cómo funciona MyCoffeeBox.com?

Creamos una solución para llevar a los consumidores exigentes que hoy en día existen en México, cafés frescos, recién tostados y que sepan realmente que están ayudando, pues en cada una de estas cajas viene una bolsa de café de pequeños productores.

Es una cajita que habla del estado, de la comunidad, de lo que tenemos, y que cuando tú puedas abrir esta caja, puedas ver la bolsa del café de pequeños productores. Esta es la forma en la que ayudamos a los pequeños productores para que conozcas su marca. Pero sobre todo esta parte donde el café que quieres llega a tu casa en dos días, fresco, desde el cafetal hasta tu casa, y de esta forma lo disfrutas sin tener que salir.

FedEx se encarga de la paquetería para dar el mejor servicio y llevar los cafés de la manera más rápida posible. Con los productores es algo constante, no tenemos una bodega donde guardemos los cafés, sino que lo pedimos constantemente para que podamos tenerlo fresco. Casi cada dos días nos llega café de las distintas comunidades para moverlo, y se envía molido para expreso, prensa francesa o cafetera. Se puede programar la fecha de envío.

Cuando se te vaya acabando nos echas un fonazo, nos buscas por correo electrónico, por WhatsApp y te mandamos el siguiente envío, o puedes programar la suscripción para que nunca te quedes sin café.

¿Por qué crees que esta empresa es útil para el mundo?

La forma en que conseguimos café en México normalmente es a través de supermercados o en algunas cafeterías especializadas, pero conseguir el café de los pequeños productores es muy difícil. Siempre son fincas que tienen mucho dinero para hacerse una marca y para hacer mucha publicidad, pero ¿por qué no cambiar eso y consumir de manera responsable?

Es una tendencia muy fuerte que está ocurriendo en el mundo, la conciencia de qué comprar y a quién comprar, y con MyCoffeeBox.com estamos aprovechando eso para enviar cafés naturales, orgánicos y siempre frescos a la gente.

Vivimos en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y desde aquí operamos todo, desde aquí hemos enviado a más de 54 ciudades en la república mexicana y desde aquí enviamos a más de 8 países.

“Yo creo que somos o tercos, o perseverantes”

¿Cómo fue que ustedes decidieron convertirse en una empresa tecnológica para distribuir su café?

En el antiguo trabajo de Bere apoyaban a pequeños productores de miel, de hortalizas y de café y le tocaba ir a comunidades muy alejadas donde había pequeños productores con una hectárea o menos, y que de pronto creaban una cooperativa entre ellos para hacer una pequeña marca y vender su café tostado.

Con muchos apoyos de gobierno habían conseguido un tostador, un molino, capacitaciones en cuestión de producción, su bolsa para tener la marca y todo, y al final se encontraban con una barrera, que era de ir a tiendas de supermercados o abarrotes y que les dijeran “sí, déjame tantas toneladas de tu producto, yo las voy a poner en mi tienda y te pago en 90 días o 120 días”, pero este tipo de cosas no las pueden soportar los pequeños productores.

Yo me preguntaba cómo hacerle para conseguir ese café en Tuxtla, por ejemplo. Tenía ese gusanito, y cuando llegó el Startup Weekend a Chiapas; diseñado más que nada para para crear empresas tecnológicas o con cuestiones web, ingenuamente yo llegué pensando que podía hacer algo. No pensé tanto como consumidor, sino en cómo apoyar a los productores, y ahí pudimos hacerlo.

¿Cómo fue el Startup Weekend?

En un fin de semana de 54 horas pudimos crear la página web, el domingo la lanzamos y la pusimos prueba y con eso ganamos el Startup Weekend 2013. La página seguía y seguían las ventas y eso se convirtió de pronto en nuestro trabajo de 100%, renunciamos a nuestros otros empleos por seguir creciendo la empresa.

Nuestra idea fue: “vamos a hacer una página especialmente diseñada para ventas y con un servicio de atención al cliente excepcional”, que es lo que hace tus clientes te sigan.

Mucha gente podría vender una sola vez el producto, pero en nuestro caso la gente está pagando $199 pesos al mes por el servicio de 500 gramos de café y el envío exprés en dos días hasta tu casa, y así de forma mensual hasta que pruebes doce o trece marcas de café.

MyCoffeeBox entrevista

¿Cómo le haces para retener a un cliente con más de 10 veces comprando tu producto?

Ahí está el reto. Lo enfrentamos a través de un producto de calidad y un servicio de atención al cliente excepcional, nuestro departamento de felicidad al cliente lo atienden Bere y Dani y los clientes quedan enamorados del servicio.

Tenemos un equipo como de 9 personas, algunas no sólo en Chiapas, sino en Puebla, Culiacán y el DF.

Anécdota startupera

“Yo creo que todos los emprendimientos que eché a perder obviamente me ayudaron en muchas cosas que hoy estoy poniendo en práctica y que ayudan a ver las cosas de una manera diferente. Mi segundo negocio fue también sobre café, en la ciudad de Puebla porque allá estudié” comparte Luis Miguel sobre uno de los negocios que le ayudó a fincar la idea para crear MyCoffeeBox.com.

“Teníamos unas tazas gigantes de peluche amarillas que se cargaban en la espalda, y teníamos a chavitos que se ponían en las esquinas de los semáforos de la ciudad, servían café caliente y daban una bolsita que traía azúcar o endulzante, todo rapidísimo, a diez pesos el vaso”, comparte Luis Miguel Coutiño, quien tiene 33 años y dice haber creado “como cinco empresas” a lo largo de su vida.

“Estuvimos con ese negocio más o menos un año y un mes, y todo el mundo nos decía que era una increíble idea y que fuéramos a una incubadora, pero el problema fue de nosotros por no saber qué era eso”, narra. “Para mí en Chiapas las incubadoras era donde guardaban a los pollos”, recuerda entre risas.

“Eso fue hace como siete años, y cuando ya nos explicaron teníamos mucho miedo de que nos robaran la idea y eso nos falló muchísimo porque íbamos a prueba y error y no guardamos suficiente dinero para reinvertir”, relata sobre su desconfianza en las incubadoras de negocio.

“Pasó que al año estas tazas de peluche amarillas ya estaban color café, y ya se veía sucio, y terminamos el negocio porque necesitábamos como 50 mil pesos para hacerlas de fibra de vidrio, nuestros papás nos habían dado dinero para arrancar el negocio y no podíamos pedirles de nuevo, y todo fue por no tener un mentor, alguien que nos dijera cómo hacer las cosas”.

Uno podría pensar que una startup tiene necesariamente que ver con desarrollo de aplicaciones o redes sociales, pero ustedes combinaron algo tecnológico con algo muy local. ¿Qué son las startups desde tu opinión?

Previo a 2013 el término startup no era parte de mi vocabulario, y probablemente hayan los puristas de la startup que consideren que MyCoffeeBox.com no es una startup, porque no utiliza tecnología al 100% y lo entiendo, pero al final nosotros no nos llamamos “startup”, somos MyCoffeeBox.com y ofrecemos un servicio de suscripción en línea; si nos quieren clasificar como startup, qué bueno, si no, no hay problema. Nuestro propósito va más allá de eso, a ayudar a miles de personas a cambiar su vida a través de una idea.

Hoy en día hemos tenido el apoyo de aceleradoras de empresas como 500 Startups, que fueron quienes nos dieron dinero para imprimir nuestras cajas, para poder conocer más de todo el sistema de tecnología y de e-comerce en México y poder fortalecer el proceso de compra, para que alguien que nunca hubiera comprado café por Internet, o que nunca hubiera comprado nada por Internet; fuera tan fácil como elegir pagar con su tarjeta, con PayPal, o con efectivo, a través de Oxxo; y dos días después tener el pedido en su casa.

Tuvimos que hacerlo fácil, porque en México tenemos aún muchos problemas de comercio electrónico, la gente tiene desconfianza y tenemos que hacerlo lo más sencillo posible.

“Crea algo que sea de un gran valor tanto para los clientes como para los proveedores, y eso llamará la atención de fondos de aceleración”

¿Cómo fue su experiencia en 500 Startups y qué le recomiendas a otros emprendedores que estén interesados en participar en una aceleradora de negocios?

En nuestro caso fue muy chistoso, porque no sabíamos mucho de este mundo de startups. Yo me acuerdo que acabando el Startup Weekend les dije: “¿y ahora qué sigue? ¿Qué tengo que hacer?” Me respondieron: “trabaja, hazlo, si quieres seguirlo, adelante. Nuestro objetivo fue hacer que pudieras hacer una empresa en un fin de semana y darte las herramientas para que en el futuro puedas hacerlo de nuevo. Si tienes la idea y el proyecto, síguele”.

En nuestra ingenuidad, junto con Bere, decidimos continuar, pues ya teníamos el compromiso de las personas que se habían inscrito a nuestra página y también el compromiso con los productores a quienes les habíamos contado de la página. Como seguimos, tuvimos ventas, y luego nos comunicamos de nuevo con Startup Weekend para contarles que nos estaba yendo bien, y ellos nos contactaron con 500 Startups.

Decidimos ir a la Ciudad de México, no teníamos mucho dinero pero invertimos para el viaje y hablar con ellos y contarles de nuestra idea. Nos dijeron: “OK, les vamos a dar el dinero, pero no queremos que nos digan que sus jefes no los van a dejar trabajar, porque su idea es buena, pero necesitamos que también ustedes crean en ella”.

Debíamos estar 5 meses en el DF para trabajar en el proyecto y fue un periodo de grandes decisiones. Bere y yo estamos casados y en ese entonces teníamos como once meses de habernos casado, teníamos todas las deudas de la boda, ni idea de cómo iba a ser nuestra vida y de repente llegó MyCoffeeBox.com que rompió todo, dejar mi empleo y el trabajo de gobierno que tenía Bere por perseguir algo que era inseguro, y esos fueron los retos más grandes que enfrentamos.

Si pudiera dar un consejo a los emprendedores sería ese: crea algo que sea de un gran valor tanto para los clientes como para los proveedores, y eso llamará la atención de fondos de aceleración. Sea el rubro que sea, si tu creas algo que la gente quiere, y que estás solucionando un problema real, tendrás más posibilidades de éxito.

En el cafetal  (2)

¿En dónde consideras que está la razón tu éxito?

Yo creo que somos o tercos, o perseverantes. La palabra bonita sería perseverantes, porque creemos mucho en nuestra idea.

Desde el primer mes que nos sentamos con uno de los productores a hacer cuentas vimos los resultados: “si tu hubieras vendido tu producto como lo hacías en Chiapas, -que es el café verde, en materia prima- hubieras ganado como 35 dólares, pero nosotros te pagamos tres veces más ese dinero, en efectivo y el momento, no con créditos ni consignación, y desde tu comunidad, sin que tú te movieras”. Compramos ese café y es nuestro problema si lo vendemos, pero desde un inicio el productor gana.

Ese compromiso que habíamos visto con los productores fortaleció todo lo que creíamos en el proyecto y al hecho de poco a poco añadir más marcas de pequeños productores. En el emprendimiento no todo es bonito, hay días buenos y días malos, pero en un momento difícil, recibir el correo electrónico de un cliente que te diga lo maravillado que está con los cafés, y saber que cada vez que levantas tu taza estás ayudando a cientos de familias, eso es lo que hace cambiar nuestra mente.

Nosotros podemos hacer estos mínimos esfuerzos de mantener una página funcionando, que el servidor funcione, que los correos lleguen a tiempo, y todas esas cosas online que también son difíciles, pero que podemos mantener por ese propósito final que es revolucionar la industria del café a través del comercio electrónico y vencer todos los intermediarios que hay para que el productor gane 300% más que antes.

El blog de MyCoffeeBox.com

Blog MyCoffeeBox

“Parte de la misión de MyCoffeeBox es ayudar a los productores y otra educar a la gente que le gusta el café, a informarle de todos los procesos que involucran el poder llevarle una taza de café”. Por eso, Luis Miguel y su equipo tienen un blog donde escriben frecuentemente sobre temas sobre el café, las formas para prepararlo, su historia e incluso publicaron una “blogonovela de café”.

¿Cuál ha sido el antes y el después de estos productores con MyCoffeeBox.com? ¿Cuál es tu visión como fundador de la compañía?

Trabajamos con más de 6 mil 500 familias, todos con alrededor de una hectárea de terreno, pero que juntos han ayudado a crear estas 12 marcas de cafés orgánicos certificados, que con estos valores extra están fortaleciendo su marca. Estamos pensando próximamente abrir con otros estados, sabemos que este no es un problema exclusivo de Chiapas, sino de la industria del café en general.

Nos han llegado correos desde Colombia, desde Brasil, de que cómo podemos ayudarles allá también. Hoy en día estamos sólo en Chiapas pero creemos que podemos exportar fácilmente el modelo a otros estados y próximamente a otros países, que fue desde el principio nuestra idea. Por eso le pusimos a MyCoffeeBox un nombre en inglés, para que fuera más fácil de encontrar, pero que cuando abras esa caja, descubras la bolsa de café de los pequeños productores.

MyCoffeeBox ofrece 12 marcas de café de cooperativas de familias chiapanecas. Foto: MyCoffeeBox

¿En cuánto tiempo te ves en otros estados y países?

Con la tecnología y como están las cosas, yo creo que en unos dos años ya estaríamos haciendo cosas muy padres con otros países.

¿Qué crees que le hace falta a México para potenciar su mercado de startups tecnológicas y qué  sugerencias darías?

Yo siento que es una cuestión de atrevernos a hacer las cosas, y aventarnos. No buscar el producto perfecto antes de lanzarlo, sino crear ese producto mínimo viable que va a ayudar a fortalecer tu empresa y va a hacer que los clientes empiecen a consumirla, y que tus clientes van a ser tus primeros inversionistas. Siempre lo digo, ellos van a decidir si el producto es azul o es rojo, si tiene más o menos caras, porque al final es el cliente el que paga.

Creo que hay muchos modelos de negocios donde podemos aprender y que hoy en día dejemos de depender del gobierno para hacerlo. Estamos resolviendo un problema que encontramos, y si el cliente paga por él, tenemos un negocio. A partir de ahí, comenzar a crecerlo para que llegue a más, pero todo está en lanzarnos a hacer las cosas, lanzar el producto y esperar la retroalimentación de los clientes, para que cuando llegues a la masa crítica de tu mercado tengas un producto perfecto.

“El momento de emprender es hoy, no mañana”

¿Por qué crees que ha despertado la inquietud emprendedora desde cada vez menor edad?

Porque creo que ha habido políticas de gobierno para impulsarlo y porque también vemos a padres emprendedores que están haciendo ver esto a sus hijos. Del otro lado hay una cuestión social donde todo está cambiando y es más fácil crear una empresa que antes.

Antes era un privilegio los que tenían dinero para emprender y hoy en día por medio de redes sociales hay posibilidad de hacer publicidad para nichos de mercado específicos, sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero en espectaculares o anuncios en televisión.

Las cosas están cambiando y desde muy temprana edad se ha comenzado a despertar el gusanito emprendedor, y hoy en día hablar de que alguien arranque una empresa no se ve mal, ya no despierta comentarios como “uy, mejor consíguete un trabajo”. Eso hace que más personas se animen sin miedo al qué dirán, y es momento muy padre en México. El momento de emprender es hoy, no mañana.

El panorama del café

México es el primer productor de café orgánico en el mundo, según datos de ProMéxico. Chiapas produce anualmente más de 500 toneladas de café, que constituyen más del 60% de la producción nacional del grano aromático, informa la Financiera Nacional de Desarrollo. Sin embargo, hasta el 65% del café mexicano se va a la exportación. El reto de Luis Miguel Coutiño en MyCoffeeBox.com es motivar el consumo del café orgánico en México, a través del comercio justo.

¿Qué último consejo brindarías a quien esté interesado en crear una empresa?

Si no vas a buscar una incubadora, busca un mentor de negocios, alguien que tú admires por los negocios que está haciendo, por la persona que es ética y moralmente, y que aparte sepas que va a tener la oportunidad de enseñarte cosas.

Cuando conozcas una persona así, acércatele y pregúntale dos cosas: “¿cómo le hiciste?, y “¿me puedes ayudar?” Es muy posible que consigas un mentor. No alguien que esté detrás de ti pero sí alguien a quien puedas invitar a comer y pedirle asesoría.

Puedes seguir a Luis Miguel Coutiño y a Bere Ruiz en su cuenta de Twitter. MyCoffeeBox.com tiene página web y está presentes en Facebook, Twitter e Instagram.

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta