¿Qué es la demanda? Definición, características y tipos

¿Qué es la demanda? Definición, características y tipos

0 8768
La demanda esta determinada principalmente por cinco factores, seis si tenemos en cuenta al numero de compradores en la demanda de agregados

Definición principal

“La demanda es definida como la necesidad o deseo de poseer un bien o servicio, limitado por la voluntad y la capacidad de los consumidores a pagar por el bien o servicio, al precio ofrecido.”

 

La demanda es la fuerza subyacente de todo lo que compone la economía. Afortunadamente para esta disciplina, la gente nunca está satisfecha con lo que tiene. Siempre quieren más. Por esto, la economía sigue creciendo y expandiéndose. Sin la demanda, ningún negocio sería capaz de prosperar.

 

Los determinantes de la demanda

La demanda impulsa el crecimiento económico. Las empresas quieren incrementar su demanda para así poder incrementar sus beneficios. Los gobiernos y bancos centrales impulsan la demanda para poner fin a la recesión, o para retrasarla durante la fase de expansión del ciclo comercial.

Los ingresos de cada demandante son importantes a la hora de establecer la cantidad de productos
Los ingresos de cada demandante son importantes a la hora de establecer la cantidad de productos

 

Pero, ¿qué impulsa la demanda? En la economía, hay cinco determinantes para la demanda individual, y un sexto cuando hablamos de demanda agregada.

  1. El precio del bien o servicio.
  2. Los precios de los bienes o servicios relacionados. Se refiere a los complementos, los productos que se suelen comprar con el producto demandado. Podrían ser substituidos por el producto en la demanda.
  3. Los ingresos de aquellos que demandan.
  4. Gustos o preferencias de aquellos que demandan.
  5. Acerca de la posible subida del precio.
  6. Para la demanda agregada, el número de compradores en el mercado es el sexto determinante.

 

¿Cómo afecta cada uno de estos determinantes en la demanda?

Puedes entender cómo afecta cada uno de los determinantes en la demanda si primero asumes que cada uno de ellos no puede cambiar. Este es el principio conocido como ceteris paribus – todas las cosas son iguales. Siguiendo este principio, veremos cómo afecta de manera individual a cada uno de los diferentes determinantes:

 

1. Precio

La ley de la demanda establece que cuando un precio sube, la cantidad demanda cae. Esto también significa que, cuando los precios bajan, la demanda sube. La gente basa sus decisiones de compran en el precio, si todas las cosas son iguales. La cuantía económica exacta, para cada nivel de precios, está descrita en la Tabla de la Demanda. Por consiguiente, está trazada gráficamente para mostrar la Curva de la Demanda que sigue este principio de que cuando el precio sube, la cantidad cae.

Si aumenta el precio disminuye la demanda, al igual que si aumentan los compradores sigue subiendo el precio
Si aumenta el precio disminuye la demanda, al igual que si aumentan los compradores sigue subiendo el precio

 

Si la cantidad demandada responde en gran medida, a los precios, entonces esto es conocido como demanda elástica. Si la cantidad no cambia demasiado, independientemente del precio, no es una demanda elástica. La curva de la demanda puede mostrar solamente la relación entre el precio y la cantidad, pero si uno de los otros determinantes cambia, la curva de la demanda al completo, se desplaza.

 

2. Ingresos

Cuando los ingresos aumentan, la cantidad demandada también lo hace. Cuando los ingresos bajan, también lo hace la demanda. Sin embargo, aunque tengas ingresos dobles, no pagarás necesariamente el doble por un bien o servicio particular. Solo hay muchas pintas de helado que te gustaría comer, sin importar lo rico que seas. Aquí es donde el concepto de utilidad marginal entra en escena. La primera pinta de helado es deliciosa. Podrías conseguir otra. Pero después de que la utilidad marginal comience a decrecer llegará a un punto en el que no quieras ninguna más. (Al menos hasta mañana).

 

3. Precios de los bienes y servicios relacionados

Si el precio de los bienes o servicios complementarios incrementan el coste de utilizar el bien que tu demandas, los querrás menos. Por ejemplo, cuando el precio de la gasolina subió a $4 por galón en 2008, la demanda de los todoterrenos Hummer, cayó. La gasolina es un bien complementario de los Hummers. El coste total de conducir un Hummer subió a medida que lo hacían los precios de la gasolina.

Si los bienes complementarios aumenta su precio, disminuira la demanda como en el caso de la gasolina y los todoterreno Hummer
Si los bienes complementarios aumenta su precio, disminuira la demanda como en el caso de la gasolina y los todoterreno Hummer

 

La reacción contraria sucede cuando el precio de un substituto aumenta. Cuando esto sucede, la gente querrá menos ese bien o servicio. Esto es por lo que Apple innova constantemente con sus iPhones y iPods. Tan pronto como un substituto, como el Droid, aparezca con un precio más bajo, Apple sacará un producto mejor, así que realmente el Droid no puede convertirse en un substituto real. A pesar de ser más caro, Apple siempre ofrecerá otro tipo de producto.

 

4. Gustos

Este es el deseo, emoción, o preferencia por un bien o servicio. Cuando los gustos se elevan, la cantidad demandada también lo hace. Igualmente, cuando los gustos caen, disminuirá la cantidad demandada. Esto es en lo que se centra la publicidad de marca. Por ejemplo, la marca de automóviles Buick se gastó millones de dólares en hacerte pensar que no eran solo para gente mayor.

 

5. Expectativas

Cuando la gente espera que el valor de algo se incremente, lo demandan más. Esto explica la burbuja de los activos de vivienda en 2005. Los precios de las casas aumentaron, pero la gente siguió comprando porque tenía la expectativa de que el precio seguiría subiendo. Esto impulsó que los precios subieran aún más, hasta que la burbuja explotó en 2006. Entre los años 2007 y 2001 los precios de las viviendas bajaron en un 30%. Sin embargo, la cantidad demandada no llegó a mejorar. ¿Por qué? La gente espera que los precios continúen cayendo, gracias al registro de los niveles de las ejecuciones hipotecarias que entran en el mercado. La demanda no mejorará hasta que los precios futuros que la gente espera, lo hagan.

 

6. Número de compradores en el mercado

Cuando el numero de compradores es muy alto aumentan las cantidades del producto aunque el precio siga siendo el mismo
Cuando el numero de compradores es muy alto aumentan las cantidades del producto aunque el precio siga siendo el mismo

 

El número de compradores afecta en general, o en agregado, a la demanda. Cuantos más compradores entren, más sube el mercado, y por lo tanto, la cantidad demandada – incluso si el precio no cambia. Esta fue otra de las razones que causó la burbuja inmobiliaria. El bajo costo y las hipotecas de alto riesgo incrementaron el número de personas que podían permitirse una casa. El número de compradores se incrementó, aumentando la demanda de las viviendas. Cuando se dieron cuenta de que realmente no podían permitirse una vivienda, fue cuando los precios de las viviendas comenzaron a caer, quedando embargadas. Esto redujo el número de compradores, y, por lo tanto, también cayó la demanda.

 

Fuentes:

http://economics.about.com/od/demand/p/demand.htm

http://economics.about.com/od/demand/p/demand.htm

 

Resumen
La demanda es definida como la necesidad o deseo de poseer un bien o servicio, limitado por la voluntad y la capacidad de los consumidores a pagar por el bien o servicio, al precio ofrecido.

Los determinantes de la demanda son cinco, seis si tenemos en cuenta la demanda de agregados:

  • Precio. Cuando aumenta el precio, la demanda cae, al igual que cuando el precio cae, la demanda sube.
  • Ingresos de los demandantes. A mayor ingreso, mayor cantidad demanda, al igual que cuando el ingreso es menor, menor cantidad se demanda.
  • Precios de los bienes o servicios relacionados. Cuando aumentan el precio, la demanda cae al igual que la demanda del producto principal. Por ejemplo, la gasolina como bien relacionado y el coche como producto principal.
  • Gustos o preferencias. Cuando los aumentan los gustos, aumenta la cantidad demandada.
  • Expectativas. Cuando creen que un producto va a subir de precio, lo demandan en mayor medida.
  • Número de compradores. A mayor número de compradores, mayor demanda, independientemente de si el precio sube o baja.

 

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta