Las 3 funciones principales de un alcalde

Las 3 funciones principales de un alcalde

0 7677

El alcalde es el líder de un consejo y tiene un gran número de roles, todos bajo el marco legislativo y funcional. La ley establece que el alcalde no solo prevalece en todos los procedimientos municipales dentro del municipio, si no que también debe estar presente en todas las reuniones del Consejo.

 

Sin embargo, el trabajo del alcalde se extiende más allá de oficiar todas las reuniones del consejo o de los procedimientos municipales. Otras funciones se centran en proporcionar liderazgo, promocionar las relaciones positivas, y modelar un buen sistema de gobierno.

 

Poderes funcionales del alcalde

A parte de los roles establecidos en la legislación, el alcalde es normalmente la persona que habla en el consejo y cuenta con un papel ceremonial significativo en los eventos específicos, incluyendo las ceremonias de la ciudadanía.

 

El alcalde también es un líder importante dentro de la comunidad y a menudo, el portavoz de la comunidad en temas económicos (como comentar el impacto de la pérdida o ganancia de trabajos en el municipio) o cuando la comunidad entra en situación de crisis (como una gestión desastrosa o temas socio-económicos).

El alcalde es elegido mediante los votos de la poblacion
El alcalde es elegido mediante los votos de la poblacion

 

La función de liderazgo del alcalde es diferente a la de un primer ministro. Debido a que no hay un gobierno formal u oposición dentro del consejo, el alcalde no es el líder formal de una parte mayoritaria dentro de un parlamento.

 

A pesar de que el alcalde ha sido elegido por la mayoría de votos, debe ocupar la posición de líder de todos los consejeros, independientemente de que lo apoyen de forma individual o no. Esto significa que el alcalde tiene responsabilidades hacia todos ellos, por lo que su estilo de liderazgo debe reflejarlo.

 

Funciones clave de la gobernabilidad

1. Presidir las reuniones del consejo

La forma en la que el alcalde decide presidir las reuniones del consejo supone una contribución significativa para un buen sistema de gobierno. Una reunión bien dirigida sube los estándares del gobierno y aporta mayor estima al alcalde. Estos deberían tener un buen conocimiento de los procesos de la reunión y de las leyes locales de la propia reunión en ese municipio.

Presidir las reuniones del gobierno local son una de las funciones principales del alcalde
Presidir las reuniones del gobierno local son una de las funciones principales del alcalde

 

La presidencia efectiva también asegura que todos los consejeros tengan la oportunidad de ser escuchados. A pesar de que todos no puedan conseguir hablar en cada tema, es probable que acepten las decisiones tomadas si se sienten parte del proceso. De la misma forma, ayuda a que las decisiones controvertidas y difíciles se tomen en un ambiente más relajado y entendible.

 

Si el alcalde decide situarse a un lado en la reunión del consejo y, activamente, suprime los puntos de vista minoritarios, estará atacando a una parte, y no seguirá el proceso correcto. Debe asegurarse de que todos los consejeros hayan tenido la oportunidad de expresar sus opiniones, incluso aunque sean opuestas a lo que él o ella piensa.

 

Los conceptos de facilitación del grupo como son la participación, la comunicación, le consenso, la involucración, el respeto mutuo y el escuchar, son igual de importantes, contando con el objetivo de promover el éxito del grupo consejero.

 

2. Promover las buenas relaciones

Las buenas relaciones son fundamentales para un buen gobierno. Los concejeros, particularmente, confían en la cooperación y en el apoyo de colegas y en la administración para alcanzar sus objetivos. Su cooperación se centra en las buenas relaciones, y en la compresión y aceptación de cada rol.

 

El alcalde tiene una posición ideal para fomentar las relaciones positivas entre los diferentes elementos del gobierno local, siendo el principal modelo de comportamiento. Esto incluye a las relaciones entre el alcalde y los consejeros, el consejero y el administrador, y el alcalde y el jefe ejecutivo.

 

3. Manejar y modificar la buena conducta

El alcalde también es considerado como una influencia en los estándares establecidos de un buen comportamiento gubernamental y ético.

 

Como líder del consejo el alcalde tiene un importante rol formal, que desempeñar en la promoción de la buena conducta y en la gestión del comportamiento eficiente. En algunos sistemas de consejo gubernamental los códigos de conducta son disputados y centralizados por el alcalde, quien se centra en la resolución del proceso. En este tipo de casos el alcalde debe hacer una evaluación de todo el proceso general, sin posicionarse del lado de ninguno, solo atendiendo al comportamiento empleado y a la buena conducta.

Gestionar una conducta adecuada con los demás es necesario para el buen gobierno
Gestionar una conducta adecuada con los demás es necesario para el buen gobierno

 

Es fundamental que el papel del alcalde en estos procedimientos esté caracterizado por la justicia, una apreciación de la justicia natural, y por la conciencia de ser el líder de todos los consejeros, no solo de aquellos que lo apoyan.

 

Todos estos roles requieren que el alcalde tenga gran experiencia y que cuente con muchas habilidades. De tal forma, la posición del alcalde debe centrarse en que el consejero desempeñe de la mejor forma posible su función. No debería ser un premio por un largo servicio o el resultado de los “tratos” o “acuerdos” entre consejeros (por ejemplo, “Te apoyaré este año, si tú me apoyas el siguiente…”) o entre maniobras establecidas.

 

Teniente de alcalde

El Acto Local de Gobierno no se centra en la elección del teniente de alcalde. En consecuencia, los concejales pueden seleccionar a un teniente de alcalde si creen que gestionará de forma eficaz el gobierno. El Acto no prescribe un rol o permite un nivel de remuneración por encima o debajo de lo que está disponible para los concejales.

 

A diferencia de los roles que cumple el primer teniente o el primer ministro, un diputado de alcalde no es capaz de ascender de forma automática a la función de alcalde si fuera necesario. La actuación de alcalde debe ser fijada cuando el rol es requerido y no tiene que ser un teniente de alcalde.

 

No obstante, como en todo, existen argumentos a favor y en contra de por qué un teniente a la alcaldía puede ser o no alcalde, así como de por qué cada uno de los consejeros debe ser el encargado de tomar una decisión sobre el futuro del gobierno de esa ciudad, localidad o comunidad.

 

Fuente:

http://www.goodgovernance.org.au/roles-relationships/roles-in-local-government/mayor/

 

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta