Conectando a los desconectados: Entrevista con Jorge Ríos y Roberto Betancourt, cofundadores...

Conectando a los desconectados: Entrevista con Jorge Ríos y Roberto Betancourt, cofundadores de Bridgefy

0 6450

Conoce Bridgefy, una aplicación para enviar mensajes sin Internet, y cómo sus fundadores planean usar su tecnología para comunicar a las comunidades rurales y a las zonas de desastres naturales.

Contenido

Según datos del Banco Mundial, a finales del año pasado 40.7% de la población mundial contaba con acceso a Internet. Si bien es una cifra que contrasta con los datos de 2005, cuando sólo 18 de cada 100 personas podían conectarse a la web, en la actualidad más de 4 mil 800 millones de personas en el mundo no tienen acceso a Internet.

La situación en América Latina sobrepasa el promedio global. En esta región del mundo la mitad de la población tiene acceso a Internet, y si bien países como Chile, Argentina y Colombia lideran la penetración a Internet con porcentajes del 66.7%, 63% y 57.3%, respectivamente, en otros países latinoamericanos como Nicaragua y Honduras más del 80% de su población no tiene acceso a Internet.

Bridgefy, envía mensajes sin necesidad de Internet

Bridgefy es una app creada por mexicanos. Imagen: Bridgefy
Bridgefy es una app creada por mexicanos.
Imagen: Bridgefy

6 de cada 10 mexicanos aman las aplicaciones de mensajería instantánea, según el reporte de Movilidad de Ericsson. 38 de cada 100 siguen prefiriendo los mensajes SMS, seguramente por su capacidad de comunicación sin necesidad de Internet. Pero, ¿y si hubiera un servicio que funcionara para enviar mensajes instantáneos a otras personas, sin necesidad de Internet y sin gastar saldo o datos móviles?

Eso es lo que puede hacer Bridgefy, una aplicación creada por tres emprendedores mexicanos de Monterrey que en 2014 se conocieron en la competencia internacional Startup Bus, y después de unos días ya habían creado una startup y ganado el segundo lugar del concurso. Ese, no obstante, fue sólo el principio de una serie de eventos que los ha llevado a diferentes lugares de México y Estados Unidos y a establecer su compañía en San Francisco.

Para conocer más de esta startup fue que entrevisté a Jorge Ríos y Roberto Betancourt, cofundadores de Bridgefy, que también dieron recomendaciones a los startuperos latinos con ganas de emprender en Estados Unidos.

¿Cómo fue que se reunieron 3 desconocidos para armar una startup?

Jorge: La dinámica del Startup Bus es no conocer a la gente con la que vas a trabajar. Roberto y yo estábamos sentados en la misma mesa y luego se vino a sentar Diego y ahí nos comenzamos a llevar muy bien, comenzamos a platicar y dijimos bueno, vamos a hacer equipo y luego a encontrar alguna idea en la que trabajemos.

Y ahí, echando ideas en la mesa surgió el concepto de Bridgefy. Se le ocurrió a Diego, y ya, seguimos con el concurso. Tres días después ganamos segundo lugar y año y medio después, aquí estamos.

¿Cómo ha sido la experiencia de ser emprendedores latinos en San Francisco?

Roberto: Es difícil. Al principio no te dan mucha credibilidad, realmente hay muy poca gente de México y de América Latina haciendo cosas aquí en San Francisco. Hemos tenido que demostrar con nuestro producto que podemos hacer las cosas bien y que podemos hacer un producto de calidad.

¿A qué se han enfrentado en su camino emprendedor? ¿Cómo lo han superado?

Jorge: Del lado del equipo, batallamos para estar en San Francisco por cuestiones de visa, porque cada que entras te cuestionan y lo segundo, por el hecho de no ser estadounidense es muy complicado conocer gente y convencerlos de que vas a hacer las cosas bien, de que no necesitas ser de Estados Unidos para lograr cosas.

Eso hace complicado recibir inversión, porque creen que te vas a regresar a México y ya no van a saber de ti, a pesar de que nosotros somos una empresa incorporada en Estados Unidos.

Para superarlas, pues nos hemos arriesgado a venir a San Francisco, aunque hemos pasado por dos o tres problemas en la frontera. En cuanto a recibir inversión ha sido cuestión de seguir insistiendo y de demostrar con números que estás haciendo las cosas bien, que eres un proyecto que vale la pena invertirle.

¿Cuál es la diferencia entre emprender una startup en México o hacerlo en Estados Unidos?

Roberto: Realmente en México no existe o es muy poco lo que hay en cuanto a startups, realmente hay muy poca cultura de emprendimiento y no hay muchas estructuras de apoyo que te ayuden a crecer, a desarrollarla. En Estados Unidos es donde están todos los fondos de inversión, los ángeles, realmente aquí es el lugar para acercarte a inversionistas.

“Nuestro sueño es salvar vidas, mejorar economías locales, fomentar el crecimiento económico y cultural”.

¿Qué es lo que se necesita para crear y mantener una startup?

Jorge: ¡Ja!, dinero. Dinero y tener un equipo estable para tener un equipo estable y comprometido. Si tienes a tu equipo que compartan la misma visión entre los fundadores y compartan la misma dedicación, eso es lo más importante, y después de eso conseguir los recursos para trabajar.

El funcionamiento

Bridgefy está presente en iOS y Android. Imagen: Bridgefy
Bridgefy está presente en iOS y Android.
Imagen: Bridgefy

La aplicación de Bridgefy funciona de 3 maneras distintas. La primera es el modo persona a persona, en el que se pueden enviar mensajes a otros teléfonos que tengan instalada la aplicación y que se encuentren a menos de 70 metros de distancia, sin utilizar Internet.

El segundo modo de comunicación posible con Bridgefy es por medio de una red WiFi a la que otros amigos estén conectados. Si la red falla o no tiene conexión por alguna falla o sobrecarga de personas conectadas, se pueden seguir enviando mensajes.

Por último, Bridgefy funciona como cualquier aplicación de mensajería instantánea cuando hay Internet. Aquí, es posible comunicarse con personas de cualquier lugar del mundo que tengan instalada la aplicación.

Bridgefy está disponible en inglés y en español para su descarga en iOS y Android. La mayoría de sus usuarios están ubicados en México y Estados Unidos, aunque también en lugares remotos, como Medio Oriente. “Es una región que también como toda América Latina batalla con infraestructura de telecomunicaciones y el tema de la inclusión ha sido bastante valioso para los usuarios de allá”, dice Jorge Ríos.

¿Consideran que para algunos segmentos sociales la comunicación es un privilegio?

Jorge: Sí, por supuesto. Por eso surgió Bridgefy, porque nos dimos cuenta que una cantidad de la población mundial bastante grande que no tiene acceso a Internet, casi dos tercios de la población no tienen acceso a Internet y por ende requieren de un servicio que sea barato y que sea accesible como este que estamos creando.

Nuestro sueño es salvar vidas, mejorar economías locales, fomentar el crecimiento económico y cultural.

¿Por qué es diferente la premisa que propone Bridgefy a la de otras aplicaciones similares como Firechat?

Bridgefy ofrece una comunicación encriptada, dicen sus fundadores. Imagen: Bridgefy
Bridgefy ofrece una comunicación encriptada, dicen sus fundadores.
Imagen: Bridgefy

Roberto: Realmente nosotros hemos dedicado un buen tiempo a asegurar primero que la aplicación funcione como decimos que funciona. Nuestras ventajas son que nosotros ofrecemos una comunicación privada, encriptada y segura, mientras que Firechat es una sala de chat global donde no hay un propósito ni manera de comunicarte efectivamente.

¿Han tenido ya una experiencia particular sobre un uso de Bridgefy que ayude en un accidente o desastre natural?

Jorge: Nos han llegado mensajes de agradecimiento de gente que usa Bridgefy por ejemplo, en estadios o en festivales de música. De hecho una vez nos escribieron para platicarnos que un grupo de personas viajó de México a Estados Unidos y no tenían cómo comunicarse por que no todo mundo tiene el privilegio de poder pagar 70 dólares al mes, menos si sólo lo vas a utilizar por tres o cuatro días, entonces, ese grupo de personas utilizó Bridgefy para comunicarse mientras estaba fuera del país.

Ahora estamos planeando meternos en desastres naturales y comunidades rurales.

“Como startup tienes que aprender a trabajar con lo esencial”.

¿Cómo debe hacer una startup para aprovechar al máximo sus recursos?

Jorge: Lo que nosotros aprendimos cuando apenas estábamos empezando, no sé si a la mala pero a la fuerza sí fue, es que estamos acostumbrados a un estilo de vida que está lleno de cosas que no son necesarias. Por ejemplo nosotros al principio nos pagábamos 300 dólares al mes cada quien y ya con eso teníamos para estar en San Francisco.

Reflexionas cosas como “a lo mejor no necesito un plan de datos que sea ilimitado”, cosas como esas, ¿sabes? O, “no necesito estar comprando ropa una vez cada dos meses”. Íbamos a una tienda o salíamos y veníamos algo que nos interesaba y decíamos “me lo quiero comprar”, pero lo más valioso que aprendimos fue a preguntarnos “¿lo necesito?, ¿me hace falta eso ahorita?”

Y eso se traduce también a cómo manejas una empresa. Tú puedes tener una oficina hermosa, con sillas y escritorios de miles de pesos pero al principio es necesario poder hacerte esa pregunta y reflexionar “¿lo necesito?, ¿es indispensable para que esto crezca?” Y normalmente y casi siempre la respuesta es no. Tienes que aprender a trabajar con lo esencial, amarrarte y saber que vas a tener que cambiar tu estilo de vida.

¿Cómo les ha ayudado su administración al momento convencer a una aceleradora o inversionista de que vale la pena invertir en ustedes?

Roberto: Los fondos a los que nos hemos acercado aprecian nuestra administración a la hora que hablamos con ellos. Realmente se impresionan cuando les platicamos cómo manejamos nuestro presupuesto, todo lo que hemos hecho durante este año, cómo hemos pasado de ser casi nada a lo que hemos conseguido.

Hace poco participaron y ganaron el Hatch de Twitter, ¿cómo fue esa experiencia?

Jorge: Fue una sorpresa real. Sabíamos que podíamos ganar e íbamos con la intención de ganar pero la competencia estuvo buena, estuvo muy interesante, sí nos dio bastante gusto haber ganado. No fue cualquier cosa y esperamos que sea la continuación de varias cosas más.

El concurso tuvo varias fases. Aplicaron más de 600 startups de más de 30 países y pasamos por varios filtros hasta que nos dijeron que habíamos sido elegidos para concursar en la final. Nos trajeron a San Francisco donde presentamos ante un panel de jueces con ejecutivos de Twitter en las oficinas de Twitter en San Francisco y competimos con otras 9 startups.

Presentamos 2 minutos, sin diapositivas, sin video ni nada, simplemente fueron dos minutos de puro microfonazo y nos eligieron, ganamos el primer lugar.

¿Cómo creen que este tipo de experiencias les han ayudado para continuar en el desarrollo de su startup?

Jorge: Principalmente en la validación, en darnos cuenta que no somos los únicos que estamos haciendo algo importante e interesante. Haber hablado con inversionistas grandes de acá de Silicon Valley, con ejecutivos de empresas grandísimas, incluso con otros emprendedores que están metidos en este mismo ecosistema, el hecho de que te digan “wow, lo que están haciendo es impresionante”, sí te da, quieras que no, validación de que estás trabajando el algo que tiene potencial para cambiar el mundo.

Los fundadores de muchísimas startups creen que su idea es la mejor del mundo, que todo mundo la va a adoptar y que le van a pegar con esa idea, pero sí hay que tener algo de validación, darte cuenta lo más pronto posible que lo que estás haciendo va a funcionar o no.

¿Qué recomiendan a otras personas que estén interesadas en participar en el StartupBus?

StartupBus es una competencia que se celebra anualmente en diferentes lugares del mundo.
StartupBus es una competencia que se celebra anualmente en diferentes lugares del mundo.

Jorge: Que se animen, que no le tengan miedo. Es un maratón físico, mental y emocional que vale mucho la pena si estás convencido y tienes una idea, o aunque no tengas una idea pero quieras empaparte de cómo es la vida startupera cuando menos por tres días. Estuvimos cerca de ganar en nombre de México el año pasado, desafortunadamente no se logró pero creemos que el potencial y el talento existen.

¿Importa el lugar de origen de un emprendedor para desarrollar su startup en Estados Unidos? Ustedes, por ejemplo, como mexicanos, ¿creen que ha influido de alguna manera?

Roberto: La realidad es que sí. Desafortunadamente, es como una especie de hándicap, pero todo eso se puede superar.

Jorge: La verdad es que no empiezas como alguien que se acaba de graduar de Stanford, que toda su vida vivió aquí, que su papá trabajó en una empresa de tecnología y que ya probablemente es amigo de uno que otro nombre grande de la Bay Area.

No es lo mismo que alguien que viene como nosotros de Monterrrey, Nuevo León y empezar de cero; no sé, de Veracruz o del DF y de trabajar para ponerse a la par de estas personas. Definitivamente tienes que trabajar muchísimo más duro, vas a batallar más, pero de que se puede se puede.

Nuestro sueño es que algún día digan “Bridgefy salvó una vida”.

¿Cómo creen que evolucionen las opciones de las personas para comunicarse en el futuro?

Roberto: La tecnología siempre está cambiando. Desafortunadamente todavía hay un sector mayoritario del mundo que todavía no tiene acceso a esta clase de tecnologías y esa es parte de nuestra misión, proveer tecnologías donde no existan.

¿Cómo ven la penetración de Internet en México y de qué manera Bridgefy comunica a las personas que no tienen acceso a esta tecnología?

Jorge: Como dijimos, es un privilegio poder pagar $500 o $600 pesos al mes para tener Internet en tu celular, desgraciadamente hay familias en México que sobreviven con un presupuesto de 4 o 5 mil pesos al mes y no te puedes dar el lujo de que tu ingreso se vaya en algo que se gaste en Facebook y WhatsApp.

Nosotros lo que tenemos pensado para México es acercarnos a comunidades rurales y ofrecer nuestros servicios, no sólo a través de nuestra aplicación, la tecnología en sí se puede integrar en varias plataformas. Queremos que la conexión no sea un impedimento para que las comunidades crezcan, que las telecomunicaciones no sean un impedimento para que se desarrollen las personas.

¿Qué es lo que los inspira a seguir adelante?

Jorge: Estamos trabajando primeramente por nuestras familias pero a mayores rasgos, queremos ayudar a la gente. Yo siempre lo digo, pero nuestro sueño es que algún día digan “Bridgefy salvó una vida”, y ahí es donde nos vamos a dar cuenta si hiciste algo importante y que literal, tuvo impacto sobre la vida de alguien. Eso no es cualquier cosa, cambiar el rumbo de la vida de alguien con una aplicación es un privilegio del cual gozamos hoy en día y lograr un cambio es lo que nos motiva.

Nuestra mayor motivación es poder hacer una aportación a nivel social, creemos que ese es el objetivo final de cualquier tecnología y nos satisface saber que estamos desarrollando algo sobre ello.

¿Qué último consejo darían a alguien que esté en planes de armar una startup y que más allá de la idea descubra las dificultades de emprender?

Roberto: Que intenten validar su idea y que se dediquen de lleno a eso.

Jorge: Una idea se valida con usuarios, con clientes. La única validación que necesitas es la gente a la que le estás vendiendo. No importa lo que diga tu familia, no importa lo que digan los inversionistas, nadie. Si tus clientes no te la compran no va a funcionar nunca.

Imagen: Bridgefy
Imagen: Bridgefy

Puedes seguir a Jorge Ríos, Diego García y Jorge Betancourt en Twitter. Bridgefy está presente en su sitio web, o puedes seguirlos en Facebook y Twitter, mientras que la aplicación puede descargarse en la App Store y en Google Play.

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta