¿Qué es y cómo funciona el mercado de valores?

¿Qué es y cómo funciona el mercado de valores?

0 11732
La bolsa de valores está en continuo movimiento, cualquier factor puede influir en la subida o bajada de una acción
La bolsa de valores está en continuo movimiento, cualquier factor puede influir en la subida o bajada de una acción

Para un nuevo inversor, el mercado de valores puede parecerle un juego legalizado. “¡Señoras y señores hagan sus apuestas! Elegid una acción al azar basada en el instinto. Si el precio de su acción se incrementa – ¿quién sabe por qué? – ¡usted ganas! Si baja, pierde.” ¿Por qué tanta gente se ha vuelto rica durante el boom del “punto-com” y por qué tanta gente ha perdido sus camisas (sin mencionar los ahorros para el retiro) en la reciente recesión?

 

No es así exactamente. Pero desafortunadamente es cómo muchos inversores novatos piensan sobre el mercado de valores – como un vehículo de inversión a corto plazo que, o bien aporta enormes ganancias monetarias o pérdidas devastadoras. Con esa actitud, el mercado de valores es  una forma tan fiable de inversión como un juego de ruleta. Pero cuanto más aprendas de los valores, y más entendimiento tengas sobre la verdadera naturaleza de la inversión del mercado de valores, de mejor manera y más inteligentemente gestionarás tu dinero.

 

El mercado de valores puede ser intimidante, pero una pequeña información puede ayudar a eliminar esos miedos. Vamos a comenzar por la información básica. Una acción es literalmente una parte de la propiedad de una empresa. Cuando compras un acción, estás titulando una fracción pequeña de los bienes y ganancias de esa compañía.

 

Los bienes incluyen todas las cosas pertenecientes a la compañía (edificios, equipamiento, marcas), y ganancias. Son todo el dinero que la compañía consigue de vender sus productos o servicios.

 

El mercado de valores puede cambiar en un segundo
El mercado de valores puede cambiar en un segundo

 

¿Por qué una compañía querría compartir sus bienes y ganancias con el público general?

Porque necesita el dinero, por supuesto. Las compañías solamente tienen dos formas de recaudar dinero para cubrir los costes de la puesta en marcha o expandir sus negocios: Pueden pedir dinero prestado (un proceso conocido como un débito financiero) o vender acciones (también conocido como equidad financiera).

 

La desventaja de pedir dinero es que la compañía tiene que devolver el préstamo mediante un pago con intereses. Pero vendiendo acciones la compañía consigue dinero con menos ataduras. No hay intereses que pagar y no hay requisitos para devolver el dinero al completo. Incluso aún mejor, la equidad financiera distribuye el riesgo de hacer negocios entre un gran grupo de inversores (accionistas). Si la compañía falla, los fundadores no pierden todo su dinero; ellos pierden miles de trozos más pequeños de dinero de otras personas.

 

Quizá la mejor forma de explicar cómo funciona el mercado de valores es usando un ejemplo. Por esto usaremos un negocio hipotético de pizza para ayudar a explicar los principios básicos que se encuentran detrás de la emisión y compra de acciones.

 

La venta de acciones

La venta de acciones se dispara cuando una empresa pierde dinero
La venta de acciones se dispara cuando una empresa pierde dinero

Vamos a pensar que siempre has soñado con abrir una pizzería. Te encanta la pizza y has hecho tus deberes para descifrar cuánto costaría lanzar un nuevo negocio de pizza y cuánto dinero podrías esperar de beneficio cada año. El edificio y el equipamiento te costaría $500.000 por adelantado, y los gastos anuales (ingredientes, salario de los empleados, utilidades) te costarían $250.000 adicionales. Con unas ganancias anuales de $325.000, esperas conseguir $75.000 de beneficio cada año. No está mal.

 

El único problema es que no tienes $750.000 (edificio + equipamiento + gastos) en efectivo para cubrir todos esos costes. Podrías pedir un préstamo, pero eso acumula intereses. ¿Qué te parece buscar inversores que te darían dinero a cambio de compartir la propiedad del restaurante?

 

Esta es la lógica que las compañías utilizan cuando toman la decisión de emitir acciones para los inversores privados o públicos. Creen que la compañía será lo suficientemente rentable para que los inversores lo vean. En este caso, si los inversores pagan un total de $750.000 por acciones en el restaurante de pizza, ellos tendrán la expectativa de ganar anualmente $75.000. Eso es un sólido 10% de vuelta.

 

Como propietario del restaurante de pizza, puedes establecer el precio inicial de la compañía, así como el número total de acciones de valores que quieres vender. Curiosamente, el precio del negocio de la pizza no tiene que correlacionar con el valor actual de los bienes o con la rentabilidad actual de la empresa. Puedes establecer el precio reflejando el valor futuro de la inversión.

 

Por ejemplo, si estableces el precio en $750.000, los inversores podían esperar un 10% de vuelta. Si estableces el precio dos veces superior, $1.500.000, los inversores podrían conseguir de vuelta un respetable 5%

 

Los corredores de bolsa trabajan en todo momento para proporcionar la mejor inversión a su contratista
Los corredores de bolsa trabajan en todo momento para proporcionar la mejor inversión a su contratista

 

Si emites muchas acciones, bajaría el precio de cada acción individual, quizás haciendo las acciones más atractivas para los inversores solitarios. Otra consideración es la propiedad. Cada persona que compra una parte de la acción esencialmente le pertenece una parte de la compañía y tiene algo que decir sobre cómo está funcionando. Hablaremos más adelante sobre las acciones. Ahora, es importante que comprendas que como propietario, es posible que desees comprar la mayoría de las acciones disponibles para ti mismo, así tendrás la mayor parte del control de la empresa.

 

Vamos a hablar sobre la bolsa de valores – la cámara de compensación donde las compañías más grandes del mundo venden acciones por millones cada día.

 

La bolsa de valores

Vamos a volver a nuestro ejemplo de la pizzería. Si quieres lanzarla y estás interesado en reclutar un grupo de inversores, ¿dónde encontrarías a esas personas? Podrías poner un anuncio en el periódico u online, o simplemente podrías contactar con amigos y familiares. Pero ¿qué sucede si tus inversores iniciales deciden que quieren vender sus acciones después de un año? Cada uno tendría que irse y encontrar a un nuevo comprador, lo cual se volvería especialmente difícil si la compañía no está funcionando demasiado bien.

El mercado de valores resuelve este problema.

 

Acciones de empresas que cotizan en bolsa son compradas y vendidas en el mercado de valores (también conocido como bolsa de valores).

 

En tu vecindario, tienes un “supermercado” que vende comida. La razón por la que vas al supermercado es porque puedes ir a un lugar y comprar comida de diferentes tipos y solo necesitas hacer una parada – es mucho más cómodo que conducir alrededor de la carnicería, del productor lechero y del panadero. La bolsa de valores de Nueva York (NYSE – New York Stock Exchange) es un supermercado de acciones. Puede ser pensado como una habitación grande donde todo el mundo que quiera comprar y vender partes de acciones puede ir a hacerlo.

 

Bolsa de valores de Nueva York
Bolsa de valores de Nueva York

 

La moderna bolsa de valores hace que comprar y vender se realice fácilmente. Actualmente no tienes que viajar a Nueva York para visitar la bolsa de valores de este lugar. Puedes llamar a un corredor de bolsa para que haga los negocios en el NYSE, o puedes comprar y vender acciones online por una pequeña cuota.

 

En Estados Unidos hay tres bolsas de valores importantes:

  • NYSE – Bolsa de Valores de Nueva York
  • AMEX – Bolsa de Valores Americana
  • NASDAQ – Asociación Nacional de los Agentes de Valores

 

Mientras que en América Latina destacan los siguientes mercados:

  • La Bolsa de Valores de Brasil
  • La Bolsa Mexicana de Valores

 

Bolsa de valores de Sao Paulo
Bolsa de valores de Sao Paulo

 

Si estos lugares de intercambio no existieran, comprar y vender acciones sería mucho más complicado. Tendrías que poner un anuncio clasificado en el periódico, esperar por una llamada y regatear el dinero cada vez que quisieras vender una acción. Con un lugar de intercambio, puedes comprar y vender las acciones al instante.

 

La bolsa de valores tiene un interesante efecto secundario. Todo lo que se vende y compra está concentrado en un mismo lugar, y desde que todo es electrónico, podemos seguir constantemente la fluctuación del precio de una acción a tiempo real. Por ejemplo, los inversores pueden ver como el precio de una acción reacciona a las novedades de la compañía, a los informes de los medios, a las noticias nacionales sobre economía y a muchos otros factores.

 

Las empresas que cotizan en bolsa deben emitir trimestralmente informes de sus ganancias a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Si esas ganancias son mediocres, los accionistas podrían decidir vender algunas de sus acciones, bajando su precio. Pero si los informes periodísticos anuncian un incremento de la popularidad de la pizza, más personas podrían comprar las acciones y el precio volver a subir.

 

Antes de que nos adentremos en las complejidades del precio de las acciones, vamos a hablar sobre las corporaciones. Incluso si eres propietario de tu negocio no puedes vender acciones de la compañía a no ser que la conviertas en una corporación o sociedad.

 

Corporación o sociedad

Cualquier empresa que quiera vender acciones a los inversores privados o públicos necesita convertirse primeramente en una sociedad o corporación. El proceso legal de convertir una empresa en una corporación es conocido como incorporación.

 

Las corporaciones están formadas por un conjunto de accionistas
Las corporaciones están formadas por un conjunto de accionistas

 

Si empiezas tu pizzería con tu propio dinero (incluso si es prestado por el banco), entonces te habrás convertido en propietario único. Te pertenece a ti mismo el restaurante por completo, tomas todas las decisiones, y te quedas con todos los beneficios. Si tres personas comparten su dinero para empezar juntos un restaurante, como un equipo, entonces están creando una asociación. Las tres personas son propietarias del restaurante de la misma manera, comparten el beneficio y las decisiones que hay que tomar.

 

Una corporación es diferente, siendo bastante interesante su concepto. Una corporación es una “persona virtual”. Esto es, una corporación es registrada por el gobierno, tiene su propio número de Seguridad Social (llamado número de ID fiscal federal), puede poseer bienes, demandar y hacer contratos. (También puede ser demandado). Una característica de esta “persona virtual” es que tiene una vida útil indefinida y potencialmente infinita.

 

Por definición, una corporación o sociedad tiene acciones que pueden ser compradas y vendidas; todos los propietarios de la corporación son titulares de acciones, para representar su propiedad

 

Hay todo un conjunto de leyes que controla a las corporaciones. Estas leyes existen para dictaminar cómo opera una corporación, cómo es organizada, y cómo los accionistas y el público consiguen protección.

 

Por ejemplo, cada corporación debe tener un consejo de administración. El consejo de administración toma las decisiones de la compañía. Contrata a los oficiales (al presidente y a los otros oficiales de la compañía), toma las decisiones y establece la política de la empresa. Considera el consejo de administración como el cerebro de una persona virtual: Incluso si la corporación tiene un solo empleado a quien le pertenecen todas las acciones de la corporación, todavía tiene un consejo de administración.

 

Otra razón para que las corporaciones existan es limitar la responsabilidad de los propietarios hasta cierto punto. Si la corporación es demandada, paga el acuerdo. La corporación puede salir del negocio, pero es lo peor que puede hacer. Si eres propietario único, a quién le pertenece un restaurante, y el restaurante es demandado, tú eres el único demandado. Si pierdes el pleito, entonces puedes perder todo lo que te pertenece en el proceso.

 

Accionistas

Los accionistas son personas a quienes les pertenecen acciones de una compañía. En conjunto, los accionistas son los propietarios de la compañía, cada acción da derecho al propietario para decir cómo se administra la corporación. Los accionistas eligen a un consejo de administración para que tome las decisiones principales, así como el número de acciones para ser emitidas al público.

 

Accionistas y corredores de bolsa trabajando en el NYSE
Accionistas y corredores de bolsa trabajando en el NYSE

 

Interesantemente, no todas las corporaciones deciden tener accionistas públicos. Las corporaciones pueden elegir para ser celebradas pública o privadamente. En una compañía privada, las acciones son propiedad de un pequeño grupo de personas que se conocen unas a otras. Ellos compran y vender sus acciones entre ellos. Una compañía pública es propiedad de miles de personas que negocian sus acciones en bolsa pública.

 

Tratar de complacer a miles de accionistas anónimos es una tarea difícil para cualquier corporación. Así que, ¿por qué lo hacen? La razón principal de por qué las compañías eligen emitir sus acciones al público es para alcanzar una gran cantidad de capital inversor de forma rápida a través de la oferta pública inicial (OPI). La corporación podría vender un millón de acciones a $20 la acción para alcanzar los $20 millones en un periodo de tiempo corto (eso es una simplificación, sin embargo – la casa de bolsa a cargo de la oferta pública inicial extraerá su cuota de $20 millones). Así la compañía invierte los $20 millones en equipamiento y empleados.

 

¿Qué sucede si los accionistas dejan la relación?

Si la corporación elige pagar un dividendo anual, entonces los accionistas cada año recibirán una parte de los beneficios. Sin embargo, pocas compañías jóvenes emiten dividendos. Son más propensas a emitir acciones de crecimiento, para que todos los beneficios estén reinvertidos. En este caso, los accionistas apuestan por el hecho de que la gestión social adecuada ayudará a la compañía  a crecer y generar más beneficio. Es el potencial para el éxito futuro que ayudará a determinar el precio de las acciones en el mercado abierto.

 

Si los accionistas respaldan el crecimiento de las acciones durante bastante tiempo, podrían venderlas eventualmente por una ganancia significativa.

 

Los precios de las acciones

Los precios de las acciones no están fijados. Desde que la segunda acción es vendida al público, el precio subirá y bajará basándose en las fuerzas del mercado libre. Las fuerzas del mercado siempre están cambiando, haciendo movimientos en periodos cortos de tiempo sobre el mercado de la acción, dificultando de esta forma predecirlo. Y esta es precisamente la razón por la que invertir en los mercados de valores a corto plazo es tan arriesgado.

 

A pesar de esto las fuerzas del mercado no son un misterio total. Conocemos, por ejemplo, que los precios suben y caen primariamente debido a los cambios en la oferta y la demanda. En un sistema de mercado libre, el precio de cualquier producto subirá según la demanda para incrementarse, siempre y cuando no haya una cantidad fija del producto en circulación. Sucede lo mismo con las acciones.

 

Si hay un número fijo de acciones en circulación, el precio de la acción subirá según cuanta más gente quiera comprarla, y caerá según cuánta más gente quiera venderla.

 

Más allá de la oferta y la demanda, la lógica detrás de los precios de las acciones se pone un poco borrosa. Desde que la oferta de la acción es fijada, el enigma es averiguar lo que influye en la demanda. ¿Por qué la gente quiere comprar o vender una acción determinada? Ciertamente, las ganancias y los beneficios juegan un papel importante.

 

Tendencia alcista del mercado de valores
Tendencia alcista del mercado de valores

Si la publicidad de tu pizzería llega al récord en el primer trimestre, entonces será más atractiva para más inversores, empujando hacia arriba el precio de la acción. Pero las ganancias solamente nos cuentan la mitad de la historia. Hay una competición global y local a considerar, el aumento de los costes de los ingredientes de la pizza, la posible sindicalización de los repartidores de pizza y más.

 

Analistas de acciones y corredores profesionales (así como inversores aficionados) intentan tener en cuenta todos estos factores cuando intentan predecir los movimientos futuros del precio de una acción.

 

Después de todo, es el cambio en el precio de la acción lo que determina su último valor para los accionistas. La clave para invertir es “compra bajo, vende alto”. Quieres comprar una acción a $2 y después venderla cuando esté a $20. La manera más segura de comprar bajo y vender alto es invertir en una acción de crecimiento lento – normalmente una compañía estable con una historia de transacciones largas y de éxito como Coca-Cola o IBM – y mantenerla durante muchos años.

 

Esto permite al precio de la acción superar las fluctuaciones a corto plazo, obteniendo una media de crecimiento constante en el tiempo. Una estrategia de inversión mucho más arriesgada es intentar atrapar la “próxima cosa grande” ya que después el precio de las acciones se dispara.

 

El riesgo inherente del mercado de valores es que cualquier número de fuerzas – lógicas u otras – pueden empujar hacia arriba o hacia abajo los precios.

En los últimos años, hemos sido testigos del boom y el consecuente fracaso de dos gigantes burbujas del mercado de valores que se han formado alrededor del sector de Internet a comienzos del año 2000 y del mercado de vivienda seis años después. En ambos casos, los productos se han vuelto sobrevalorados, y los inversores han destinado dinero a un mercado insostenible y en decadencia. Cuando la verdad salió a la luz, los inversores se apresuraron a vender, dejando los precios de las acciones por el suelo.

 

Otra forma segura de invertir en el mercado de valores es encontrar un corredor de bolsa que entienda tu estrategia de inversión e invierta de acuerdo a ella.

 

Promedios de valores y corredores

¿Qué son esos números misteriosos llamados Promedio Industrial Dow Jones, el S&P 500 y Índice de Compuesto NASDAQ que siempre nos transmiten en las noticias de la noche? No son precios de acciones individuales, pero los promedios del mercado amplio los asignan para darte una idea general de cómo las compañías que cotizan en el mercado de valores están operando.

 

Promedio de valores de NASDAQ y de SP 500
Promedio de valores de NASDAQ y de S&P 500

 

El Promedio Industrial de Dow Jones es la suma del valor de 30 grandes acciones Americanas – piensa en General Motors, Goodyear o Exxon-Mobil – divididas por el número de compañías, además de los fraccionamientos de accionistas.

El S&P 500 es el valor promedio de 500 de esas grandes empresas.

El Compuesto NASDAQ es el promedio de todas las acciones listadas en el intercambio NASDAQ (más de 2.8000) incluyendo compañías doméstica y globales.

 

Lo que estos promedios te dicen son los precios generales de las acciones, como un todo. Si la economía está yendo bien, entonces los precios de las acciones tenderán a incrementarse en masa, es lo que se conoce como un mercado alcista. Si está yendo mal, los precios como un grupo tenderán a bajar, es lo que se conoce como mercado bajista.

 

Un mercado bajista es generalmente definido como una disminución sostenida de más del 20% del Promedio Industrial Dow Jones.

 

Como inversor, tienes varias opciones para comprar o vender acciones. Hay docenas de compañías que están autorizadas a invertir con las principales acciones de la bolsa de U.S.A. e incluso en bolsas extranjeras como la de Tokyo o la Bolsa de Londres. Si llamas a una casa de inversión como Merrill Lynch, Charles Schwab o Morgan Stanley, te conectarán a un corredor de bolsa que puede realizar tus operaciones por una cuota.

 

Los valores que no coticen en bolsa son vendidas por un Mercado Extrabursátil. Las acciones del ME se realizan fundamentalmente en compañías más pequeñas y con más riesgo. Una acción de ME es la acción de una empresa que no cumple con los requisitos de un intercambio.

 

Como otras industrias, Internet ha revolucionado el comercio de acciones, dándole a cualquier persona con una cuenta online del mercado el poder para ejecutar sus propias compras de acciones y ventas por un precio muy bajo, $7 por comercio.

 

Resumen
El mercado de valores comprende todas las acciones, partes, de una entidad corporativa.

El propietario de una empresa puede decidir el número de acciones y el precio de cada una de ellas para aparecer en bolsa con el fin de ser compradas o vendidas. También puede decidir si se abre a inversores privados o públicos. Para llevar a cabo este proceso necesita transformar su empresa en una corporación.

Una acción es una parte de la empresa, por lo que cada accionista tiene pleno derecho a dar su opinión sobre su funcionamiento y tomar decisiones.

El mercado de valores suele ser bastante impredecible debido a que multitud de factores influyen en sus movimientos. Por ejemplo, un sector puede estar en auge pero si surge de imprevisto un factor influyente, puede caer completamente.

Además del conocido mercado de valores, también existen Promedios de Valores como el de Dow Jones o el NASDAQ y Mercados Extrabursátiles.

 

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta