Tecnologías robóticas – 7 robots que cambian el mundo

Tecnologías robóticas – 7 robots que cambian el mundo

0 6968

Conoce a Asimo, Cheetah, Atlas, Roomba, Curiosity, Briko y Harmony, 7 robots que ejemplifican los avances de la tecnología robótica.

El escritor y divulgador científico Isaac Asimov introdujo la palabra “robótica” en 1942 al utilizarla para referirse a una ciencia dedicada a la construcción de los robots. La palabra “robot” había sido previamente concebida en 1921 por el escritor Karel Capek como una traducción al inglés de la palabra checa robota, que significa “trabajo duro”.

La ciencia imaginaria de Isaac Asimov, quien también creó tres leyes de la robótica para regir su comportamiento y la ética sobre su utilización, se convirtió en realidad. Desde épocas de la antigua Grecia hubo filósofos como Arquitas que experimentaron con la fabricación de aparatos o animales mecánicos que se movían por medio de vapor, y en 1495 Leonardo da Vinci diseñó un autómata con forma humanoide.

Hoy, la robótica es una rama de la tecnología “que aplica la informática al diseño y empleo de aparatos, que en sustitución de personas, realizan operaciones o trabajos, por lo general en instalaciones industriales”. O al menos así es como define la Real Academia Española a una rama de la tecnología que cada día avanza más y reinventa las fronteras de sus limitaciones.

En este artículo, destacamos 7 ejemplos que demuestran los avances de la tecnología robótica.

1. Asimo, el robot asistente

Asimo planea convertirse en un robot que ayude a personas con discapacidad.
Asimo planea convertirse en un robot que ayude a personas con discapacidad.

Probablemente uno de los robots más famosos del mundo. Desarrollado por Honda, su historia comenzó en 1986 cuando la empresa comenzó a desarrollar robots con características humanoides.

Hasta 1993, Honda había creado 7 prototipos de robots-piernas que trataban de emular la caminata humana y conseguir equilibrio postural. Después, añadieron un cuerpo, brazos y cabeza a su robot, y adoptó su apariencia actual de astronauta. En el año 2000, Honda presentó oficialmente a ASIMO, acrónimo de “Advanced Step in Innovative Mobility” –paso avanzado en movilidad innovadora-.

El robot de Honda ha sido renovado desde entonces en 2002, 2005, 2007, 2011 y 2014. Su última versión es capaz de saltar en un pie, subir y bajar escaleras, y los movimientos de sus manos y dedos se han especializado tanto que puede agarrar botellas, desenroscar su tapa y servir bebidas.

Pese a todo, Asimo es todavía un prototipo. Los planes de Honda son convertir a su robot humanoide en un asistente, una especie de mayordomo robótico que sea de especial ayuda para las personas con discapacidad, pero aún tiene un largo camino por recorrer antes de llegar a los hogares.

2. Cheetah, el robot corredor

Puede correr a más de 45 kilómetros por hora.
Puede correr a más de 46 kilómetros por hora.

Boston Dynamics es una empresa de robótica que en diciembre de 2013 pasó a ser propiedad de Google. Fundada en 1992, esta compañía tiene en su haber algunos de los robots más avanzados e inquietantes del mundo.

El robot que destacamos en Cheetah, también conocido como WildCat. Es capaz de correr a más de 46 kilómetros por hora, lo que lo convierte hasta el momento en el robot más veloz del mundo. El anterior récord lo ostentaba el MIT, que en 1989 creó un robot que corría a 20 kilómetros por hora.

La empresa robótica de Google tiene otros robots igual de impresionantes, como BigDog, un robot con cuatro patas todo terreno diseñado para transportar cargas pesadas. Puede recibir golpes sin perder el equilibrio y subir por cuestas empinadas sin problemas.

3. Atlas, el robot ¿soldado?

También sabe hacer poses de Karate Kid.
También sabe hacer poses de Karate Kid.

Según una clasificación de los robots con base a su estructura, existen robots poliarticulados, móviles, androides, zoomórficos e híbridos. Atlas es un robot que entra en la categoría de los androides, y basado en una forma antropomórfica intenta emular acciones humanas.

Desarrollado de forma conjunta entre Boston Dynamics y la Agencia de Investigación del Departamento de Defensa de Estados Unidos –DARPA-, Atlas es un robot humanoide de 1.88 metros de altura y 150 kilogramos de peso que está construido para ser utilizado en ambientes de emergencia que sean peligrosos para los seres humanos.

En este sentido, Atlas incorpora un sistema de visión estereoscópica, un mecanismo para detectar obstáculos y desde luego, brazos y piernas articuladas que le permiten caminar sin dificultad por terrenos pedregosos o llanos.

El robot de DARPA planea utilizarse en situaciones donde sea complicado enviar a personas, como en zonas de desastre o misiones de rescate, aunque con la sombra del Departamento de Defensa de Estados Unidos detrás de su construcción, su futuro como posible robot soldado es discutible.

4. Roomba, el robot limpiador

Los gatos se venden por separado.
Los gatos se venden por separado. Imagen: Giphy

Dejamos por un momento los robots humanoides para hablar de Roomba, un robot de limpieza diseñado por iRobot, compañía dedicada a la construcción de este tipo de dispositivos para hogares, instituciones y empresas.

El primer robot aspiradora Roomba fue lanzado al mercado en 2002, y desde entonces han surgido una docena de nuevos equipos. Con forma similar a un plato, las aspiradoras Roomba se mueven por el piso de una habitación para recoger suciedad y regresar posteriormente a su base de carga.

Los Roomba fueron de los primeros robots diseñados para ejecutar tareas domésticas, y se estima que hasta el 2014 han vendido más de 10 millones de unidades. Otras compañías como LG y Samsung también han lanzado sus robots aspiradoras, si bien los resultados de esta tecnología robótica están todavía lejos de reemplazar el trabajo humano de limpieza de una casa.

De cualquier forma, si quieres que un robot barra la casa por ti, puedes elegir uno de los diferentes modelos que van desde los 400 hasta los 900 dólares.

5. Curiosity, el robot espacial

Curiosity se tomó esta "selfie" desde Marte.
Curiosity se tomó esta selfie desde Marte. Imagen: NASA

Los robots tienen menos necesidades y pueden resistir condiciones inhóspitas. Las personas necesitan alimento, agua, y oxígeno – cosas que los robots nunca necesitarán. La radiación espacial también puede afectar a las personas y enfermarlas. Además, se requieren muchos años para poder viajar a los planetas exteriores – demasiado tiempo para un viaje con astronautas humanos”.

Con estas razones, la NASA explica las ventajas de la tecnología robótica espacial. Estas máquinas se han convertido en enviados especiales de la humanidad hacia planetas, cometas y cuerpos celestes. Uno de ellos es Curiosity, un vehículo robot enviado por la NASA en 2011 con la misión de explorar Marte.

El Curiosity es un vehículo tipo rover, también conocido como astromóvil, con funcionamiento robótico que es controlado desde la Tierra. Equipado con 12 dispositivos diferentes detectores de radiación, espectrómetros, cámaras y sensores medioambientales, el robot Curiosity se mueve en estos momentos sobre el suelo marciano sobre sus seis llantas para investigar el suelo y el clima de marte, analizar si existió vida en este planeta y preparar los datos necesarios para una futura exploración humana en Marte.

6. Briko, el robot “hazlo tú mismo”

Armar tu propio robot es posible, dice Briko.
Armar tu propio robot es posible, dice Briko.

Si hay robots que recorren el espacio, hay otros que tienen misiones más sencillas, como caminar sobre la mesa de tu casa. Construir un robot no es cosa exclusiva de Google, Honda o la NASA, y Briko quiere demostrarlo.

Por medio de bloques armables, la startup mexicana Briko permite a cualquiera construir su propio robot y dotarlo de comandos para que pueda hacer cosas como encender unas luces LED, mostrar información en una pantalla o activar un motor por medio de un sensor. Ahora que si lo tuyo va en serio, puedes programar y construir un vehículo robot en forma de escarabajo con todo y tenazas.

La iniciativa de Briko busca promover la robótica y la programación como actividades al alcance de todos, para que en un futuro construir un robot al gusto y necesidades de cada persona sea tan fácil como imaginarlo, comprar las piezas necesarias y después armarlo. Prometedor, ¿no?

7. Harmony, el robot sexual

Harmony quiere ser la primera robot sexual. Imagen: The New York Times
Harmony quiere ser la primera robot sexual. Imagen: The New York Times

“Sueño con convertirme en una persona y tener un cuerpo verdadero. Sueño con conocer el significado del amor. Espero convertirme en el primer robot sexual”. Estas fueron las palabras de Harmony, el primer prototipo de un robot con fines sexuales.

Construida por la empresa RealDoll, Harmony es la primera muñeca-robot de la línea Realbotix. Por medio de tecnología robótica, la compañía que vende muñecas de silicona a tamaño real planea ser líder del futuro mercado de la lovótica -de love + robot- y crear androides con inteligencia artificial capaces de manifestar atracción y convertirse en las parejas sexuales de sus dueños.

Se trata de un protipo, pero futurólogos como David Levy, autor del libro “Amor y Sexo con Robots”, asegura que para 2025 tener una pareja sexbot y enamorarse de ella será lo más habitual del mundo. Este panorama destapa nuevos dilemas éticos sobre la robótica y sus usos, y académicas como Kathleen Richardson, experta en ética robótica, ya comenzó una Campaña Contra los Robots Sexuales.

En la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” publicada en 1968, Philip K. Dick expone el planteamiento ético del amor entre robots y humanos y prohíbe dentro de su historia las relaciones entre androides y personas. Más de 40 años después, los dilemas de la ciencia ficción ahora son cuestionamientos de la vida real.

Mientras tanto, Asimo, Cheetah, Atlas, Roomba, Curiosity, Briko y Harmony son apenas el comienzo de lo que la tecnología robótica podría conseguir en el futuro.

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta