¿Qué es un mapa conceptual y cómo funciona?

¿Qué es un mapa conceptual y cómo funciona?

0 6612
Los mapas conceptuales nos ayudan a estudiar y organizar nuestro conocimiento

Definición principal

“Un mapa conceptual es un mapa mental, una manera gráfica de representar ideas y conceptos. Una herramienta de pensamiento visual que ayuda a estructurar la información con el fin de que analices, comprendas, sintetices, renombres y generes nuevas ideas.”

 

Al igual que en todas las grandes ideas, el poder reside en su simplicidad.

 

En un mapa mental, hacemos lo contrario a lo tradicional, no tomamos notas o subrayamos el texto. La información se estructura de forma mucho más parecida a cómo el cerebro funciona en realidad. Es una actividad que requiere habilidad tanto analítica como artística, por lo que se involucra mucho más, de una forma más rica, ayudando con todas sus funciones cognitivas. Y, lo mejor de todo, ¡es divertido!

Así que, ¿cómo es un mapa conceptual? Mejor que explicarlo te mostraré un ejemplo:

 

La idea central de este mapa conceptual es la cultura y la politica yippie, desglosada en diferentes ramas
La idea central de este mapa conceptual es la cultura y la politica yippie, desglosada en diferentes ramas

 

Como podemos observar presenta, de una forma visual, los elementos y técnicas básicas sobre cómo dibujar un mapa conceptual. Al principio puede parecer un poco complicado, pero te aseguro, que una vez rompas el hábito de tomar notas lineales, no volverás la vista atrás.

 

Beneficios y utilidades

La idea principal es que los mapas mentales o conceptuales eviten el aburrimiento del pensamiento lineal, desarrollen tu creatividad y vuelvan el tomar notas en una tarea divertida, pero diferente.

  • Ayuda a los estudiantes a generar ideas, conocido como brainstorming
  • Anima a los estudiantes a descubrir nuevos conceptos y las proposiciones que los unen
  • Permite comunicar ideas, pensamientos e información de manera más clara
  • Ayuda a integrar nuevos conceptos con otros más viejos
  • Permite a los estudiantes adquirir conocimiento mejorado sobre cualquier tema y evaluar la información

 

¿Para qué podemos utilizar los mapas conceptuales?

Para infinidad de tareas. Tomar notas, brainstorming (individual o grupal) o lluvia de ideas, resolver problemas, estudiar y memorizar, planear, buscar y consolidar información de múltiples fuentes, presentar información, ganar percepción en asignaturas difíciles o desarrollar tu creatividad.

 

Realizar mapas conceptuales facilita el estudio, la concentracion, la planificacion de un proyecto, un viaje...
Realizar mapas conceptuales facilita el estudio, la concentracion, la planificacion de un proyecto, un viaje…

 

Es difícil nombrar todas las tareas para las que se pueden utilizar los mapas mentales – la verdad es que pueden ayudar bastante a clarificar tu pensamiento sobre cualquier cosa, en muchos contextos diferentes; personal, familiar, educativo o empresarial. Planificar tu día o tu vida, resumir un libro, lanzar un proyecto, planificar o crear presentaciones, escribir posts en un blog – una vez tengas la idea, cualquier tema puede servir.

 

¿Cómo dibujar un mapa mental?

Dibujar un mapa mental es tan simple como el 1, el 2 y el 3:

  • Comienza en medio de una hoja en blanco, escribiendo o dibujando la idea que intentas desarrollar. Te sugiero que utilices la página de forma horizontal, no vertical, para tener un espacio mayor.
  • Desarrolla los subtemas relacionados con el tema central, alrededor, conectando cada uno de ellos al centro, con una línea.
  • Repite el mismo proceso con los subtemas, generando cada vez más subniveles hasta que lo veas completo. Conectando cada uno de ellos con su o sus subtema/s correspondiente/s.

 

Algunas recomendaciones a mayores:

El utilizar imagenes diferentes, colores o resaltar palabras, facilita el aprendizaje y la planificacion de la tarea
El utilizar imagenes diferentes, colores o resaltar palabras, facilita el aprendizaje y la planificacion de la tarea

 

  • Utiliza colores, dibujos o símbolos copiables. Sé tan visual como puedes, tu cerebro te lo agradecerá. Hay mucha gente que no lo intenta con la excusa de que “no son artistas”. ¡No caigas en eso! ¡Inténtalo!
  • Mantén las etiquetas tan cortas como sea posible, en una sola palabra – o, incluso mejor, con una imagen. Especialmente en tu primer mapa conceptual, tendrás la tentación de escribir una frase completa. Busca imágenes o una palabra corta que lo pueda representar – tu mapa conceptual será mucho más efectivo de esta forma.
  • Varía el tamaño del texto, el color y el alineamiento. Varía el espesor y la longitud de las líneas. Proporciona tantas pistas visuales como puedas, para resaltar los puntos importantes. Cada pequeña cosa puede ayudar mucho a tu cerebro.

 

Mapas conceptuales en la educación

Cuando creas de forma correcta y minuciosa un mapa conceptual, se convierte en una manera muy sencilla y poderosa pudiendo adquirir altos niveles de actuación cognitiva. No es solamente una herramienta de aprendizaje, es una herramienta ideal también para los profesores, para ayudar a sus estudiantes a identificar ideas y conceptos incorrectos; los educadores son capaces de ver qué estudiantes no entienden la materia, proveer ayuda, y desarrollar una idea objetiva para evaluar las áreas en las que los estudiantes tienen problemas.

 

Fuente:

http://cmap.ihmc.us/docs/mapaconceptual.php

http://www.inspiration.com/visual-learning/concept-mapping

 

Resumen
Un mapa conceptual es una representación de ideas y conceptos principales subdivididos en otros menores.

Cuenta con múltiples beneficios como generar nuevas ideas, descubrir nuevos conceptos, facilitar el aprendizaje, la conexión entre categorías, integración de elementos, organización y estructura. Los mapas conceptuales pueden ser utilizados en cualquier temática, proyecto o situación. Tienen como finalidad facilitar la adquisición del aprendizaje, volviéndolo más visual y sencillo para nuestro cerebro.

La estructura es muy simple. Debes comenzar en el centro de una hoja en blanco, en posición horizontal. A partir de ahí dibuja el concepto o nómbralo con una palabra, subdivide las categorías que lo forman y así continuamente. Utiliza líneas, colores, diferentes tamaños de letra… Cuanto más visual lo hagas, más fácil será que lo recuerdes.

Es una herramienta muy buena para los alumnos, pero también para los profesores, ya que les ayudará a saber qué puntos comprenden peor sus pupilos, qué deben mejorar y cómo pueden hacerlo.

 

SIN COMENTARIOS

Deja una Respuesta