¿Cuáles son las funciones del hígado?

¿Cuáles son las funciones del hígado?

0 3899
Un problema en las funciones ejecutivas implica un daño o déficit en el lóbulo prefrontal del cerebro

El peso del hígado es de aproximadamente 1,36 kg (3 libras), siendo el segundo órgano más grande del cuerpo ya que el primero es la piel, mucho más grande y pesada. El hígado realiza muchas funciones esenciales relacionadas con la digestión, el metabolismo, el sistema inmunitario, y con el almacenamiento de nutrientes dentro del cuerpo. Estas funciones hacen del hígado un órgano vital sin el cual los tejidos del cuerpo morirían rápidamente por falta de nutrientes y energía.

 

Afortunadamente, el hígado tiene un capacidad increíble para regenerar los tejidos muertos o dañados; es capaz de crecer tan rápido como un tumor cancerígeno para restaurar su tamaño normal y su función.

 

Anatomía del hígado

Anatomía macroscópica

El hígado es un órgano con forma triangular que se extiende a lo largo de toda la cavidad abdominal justo por debajo del diafragma. La mayor parte del hígado es localizada en el lado derecho del cuerpo, donde desciende notablemente hacia el riñón izquierdo. El hígado está hecho de tejido suave, de color rosáceo-marrón encapsulado por una cápsula de tejido conectivo. Esta cápsula está cubierta y reforzada por la cavidad abdominal del peritoneo, la cual protege al hígado y le da un lugar dentro del abdomen.

 

El duodeno recibe la bilis producida por la vesicula biliar y el higado
El duodeno recibe la bilis producida por la vesicula biliar y el higado

 

El peritoneo se conecta al hígado en 4 localizaciones: el ligamento coronario, los ligamentos triangulares izquierdo y derecho, y el ligamento falciforme. Estas conexiones no son ligamentos en realidad, en el sentido anatómico; en lugar de eso son regiones condensadas de la membrana peritoneal que dan soporte al hígado.

  • El amplio ligamento coronario conecta la porción central superior del hígado con el diafragma.
  • Localizados en los bordes de los lóbulos derecho e izquierdo, respectivamente, los ligamentos derecho e izquierdo conectan los extremos superiores del hígado al diafragma.
  • El ligamento falciforme se dirige inferiormente desde el diafragma a través del borde anterior del hígado al borde inferior. En el extremo inferior del hígado, el ligamento falciforme forma el ligamento redondo (el ligamento teres) del hígado y lo conecta con el ombligo. El ligamento redondo es un residuo de la vena umbilical que lleva sangre del cuerpo durante el desarrollo fetal.

 

El hígado está formado por 4 lóbulos diferentes – el izquierdo, el derecho, el caudado y el cuadrado.

  • Los lóbulos izquierdo y derecho son los más grandes y están separados por el ligamento falciforme. El lóbulo derecho es aproximadamente de 5 a 6 veces más grande que el lóbulo izquierdo cónico.
  • El lóbulo caudado es pequeño y se extiende desde el lado posterior del lóbulo derecho y rodea la vena cava inferior.
  • El lóbulo cuadrado también es pequeño, e inferior al lóbulo caudado, se extiende desde el lado posterior del lóbulo derecho y rodea la vesícula biliar.

 

Los conductos biliares

Los cálculos biliares son depósitos de residuos parecidos a piedras que obstruyen los conductos
Los cálculos biliares son depósitos de residuos parecidos a piedras que obstruyen los conductos

Los tubos que llevan la bilis a través del hígado y de la vesícula biliar son conocidos como conductos biliares, formando una estructura ramificada por lo que se conoce como el árbol biliar. La bilis producida por las células del hígado drenan en unos canales microscópicos conocidos como canalículos biliares. Los innumerables canalículos biliares se unen en conductos biliares más grandes, encontrados a lo largo del hígado.

 

Estos conductos biliares próximos se unen para formar los conductos hepáticos izquierdo y derecho, que llevan la bilis de ambos lóbulos del hígado. Estos dos conductos hepáticos se unen para formar el conducto hepático común que drena toda la bilis desde el hígado. Finalmente, el conducto hepático común se une con el conducto cístico de la vesícula biliar para formar el conducto biliar común, llevando la bilis al duodeno del intestino delgado.

 

La mayor parte de la bilis producida por el hígado es empujada hacia atrás, al conducto cístico, por movimientos peristálticos con el fin de llegar a la vesícula biliar para ser almacenada hasta que se necesite para la digestión.

 

Vasos sanguíneos

El suministro de sangre del hígado es único entre los del cuerpo debido al sistema de la vena porta hepática. La sangre viaja al bazo, al estómago, al páncreas, a la vesícula biliar, y a los intestinos, pasando a través de los capilares de estos órganos y siendo recogida por la vena porta hepática. Después la vena porta hepática libera esta sangre a los tejidos del hígado donde los contenidos de la sangre son divididos en vasos más pequeños y procesada antes de ser pasada al resto del cuerpo. La sangre que sale de los tejidos del hígado se recoge en las venas hepáticas que la conducen a la vena cana y vuelve al corazón.

 

El hígado también tiene su propio sistema de arterias y arteriolas que proveen sangre oxigenada a los tejidos, exactamente como en cualquier otro órgano.

 

Lobulillos

La estructura interna del hígado está hecha de aproximadamente 100.000 pequeñas unidades funcionales de forma hexagonal, conocidas como lobulillos. Cada lobulillo contiene en una vena central rodeada de 6 venas porta hepáticas y 6 arterias hepáticas. Estos vasos sanguíneos están conectados por muchos capilares llamados sinusoides, que se extienden desde las venas y las arterias para unirse con la vena central.

 

El lobulillo hepático está formado por los sinusoides que contienen células de Kupffer y hepatocitos
El lobulillo hepático está formado por los sinusoides que contienen células de Kupffer y hepatocitos

 

Cada uno de los sinusoides que pasa a través del tejido del hígado contiene dos tipos de células principales: las células Kupffer y los hepatocitos.

  • Las células Kupffer son un tipo de macrófagos que capturan y descomponen los glóbulos rojos viejos y desgastados, haciendo que atraviesen los sinusoides.
  • Los hepatocitos son células epiteliales cúbicas que recubren los sinusoides, componen la mayor cantidad de las células del hígado. Los hepatocitos actúan en la mayoría de las funciones del hígado – en el metabolismo, en el almacenamiento, en la digestión y en la producción de bilis. Los diminutos vasos biliares de recogida, conocidos como canalículos biliares, corren de forma paralela a los sinusoides, en el otro lado de los hepatocitos, y drenan en los conductos biliares del hígado.

 

Funciones del hígado

La digestión

El hígado juega un papel activo en el proceso de la digestión a través de la producción de bilis. La bilis es una mezcla de agua, sales biliares, colesterol y el pigmento bilirrubina. Los hepatocitos producen bilis en el hígado, que pasa a través de los conductos biliares para ser almacenada en la vesícula biliar. Cuando la comida que contiene grasas alcanza el duodeno, las células del duodeno liberan la hormona colecistoquinina para estimular la vesícula biliar a liberar la bilis. La bilis viaja a través de los conductos biliares y es liberada al duodeno donde emulsiona grandes masas de grasa.

 

La emulsificación de las grasas por la bilis convierte a los grandes cúmulos de grasas en piezas más pequeñas que tienen un área de mayor superficie y que, por lo tanto, son más fáciles de digerir para el cuerpo.
.

La bilis que produce el hígado ayuda a descomponer las grasas para que sean almacenadas o expulsadas al exterior
La bilis que produce el hígado ayuda a descomponer las grasas para que sean almacenadas o expulsadas al exterior

 

La bilirrubina presente en la bilis es un producto de la digestión del hígado de las células rojas de la sangre desgastadas. En el hígado las células Kupffer capturan y destruyen los glóbulos rojos viejos y desgastados, pasando sus componentes a los hepatocitos. Los hepatocitos metabolizan la hemoglobina, el pigmento rojo de transporte de oxígeno de las células rojas de la sangre, en los componentes hemo y globina.

  • La proteína globina es descompuesta para ser usada como fuente de energía del cuerpo.
  • El grupo hemo que contiene hierro no puede ser reciclado por el cuerpo por lo que es convertido en el pigmento bilirrubina y añadido a la bilis para ser expulsado del cuerpo. La bilirrubina le da a la bilis el color verdoso convirtiéndose en el pigmento marrón estercobilina por la acción de las bacterias intestinales.

 

El metabolismo

Los hepatocitos del hígado son los encargados de muchos de los trabajos metabólicos que dan soporte a las células del cuerpo. Debido a que toda la sangre que deja el sistema digestivo pasa a través de la vena porta hepática, el hígado se responsabilizada de metabolizar los carbohidratos, los lípidos, y las proteínas en materiales biológicamente útiles.

 

El hígado es el encargado de metabolizar el colesterol necesario para el cuerpo, además de eliminar su exceso
El hígado es el encargado de metabolizar el colesterol necesario para el cuerpo, además de eliminar su exceso

 

Nuestro sistema digestivo descompone los carbohidratos en monosacáridos de glucosa, que las células usan como fuente de energía principal. La sangre que entra en el hígado a través de la vena porta hepática es extremadamente rica en glucosa por los alimentos digeridos. Los hepatocitos absorben gran parte de esta glucosa y la almacenan como macromoléculas de glucógeno, un polisacárido ramificado que permite a los hepatocitos guardar grandes cantidades de glucosa y liberarla rápidamente entre las comidas.

 

La absorción y liberación de la glucosa por los hepatocitos ayuda a mantener la homeostasis y protege al resto del cuerpo de los picos y descensos peligrosos en el nivel de glucosa en sangre.

 

Los ácidos grasos en la sangre que pasan a través del hígado son absorbidos por los hepatocitos y metabolizados para producir energía en forma de ATP. El glicerol, otro componente lípido, es convertido en glucosa por los hepatocitos a través del proceso de la glucogénesis. Los hepatocitos también pueden producir lípidos como el colesterol, los fosfolípidos, y las lipoproteínas que son usadas por otras células a lo largo del cuerpo. Gran parte del colesterol producido por los hepatocitos consigue salir del cuerpo como un componente de la bilis.

 

Las proteínas dietéticas son descompuestas en los amino ácidos que las componen, por el sistema digestivo antes de pasar por la vena porta hepática. 

 

Primero, los hepatocitos quitan los grupos de aminos de los amino ácidos y los convierten en amoníaco y finalmente en urea. La urea es menos tóxica que el amoníaco y puede ser excretada en la orina como un residuo producido por la digestión. Después, las partes restantes de los amino ácidos puede ser descompuestas en ATP o convertirse en nuevas moléculas de glucosa a través del proceso de glucogénesis.

 

La desintoxicación

Como la sangre de los órganos digestivos pasa a través de la circulación portal hepática, los hepatocitos del hígado monitorizan los contenidos de la sangre y eliminan muchas de las substancias potencialmente tóxicas antes de que puedan alcanzar el resto del cuerpo.

Las enzimas en los hepatocitos metabolizan muchas de estas toxinas como el alcohol y las drogas, en sus metabolitos inactivos. Con el fin de mantener el nivel de hormonas dentro de los límites homeostáticos, el hígado también metaboliza y elimina de la circulación hormonas producidas por las propias glándulas del cuerpo.

 

El almacenamiento

El glucógeno es la principal reserva de carbohidratos en el hígado, ya que da soporte a funciones muy importantes
El glucógeno es la principal reserva de carbohidratos en el hígado, ya que da soporte a funciones muy importantes

 

El hígado proporciona almacenaje a muchos nutrientes esenciales, vitaminas, y minerales obtenidos de la comida cuando pasa a través del sistema portal hepático.

La glucosa es transportada en los hepatocitos bajo la influencia de la hormona de la insulina y almacenada como polisacáridos de glucógeno. Los hepatocitos también absorben y almacenan ácidos grasos de los triglicéridos digeridos. El almacenamiento de estos nutrientes permiten al hígado mantener la homeostasis (equilibrio) de la glucosa en sangre.

 

Nuestro hígado también almacena vitaminas y minerales – como las vitaminas A, D, E, K y B12 y los minerales hierro y cobre – con el fin de proveer un constante suministro de estas substancias esenciales a los tejidos del cuerpo.

 

La producción

El hígado es el responsable de la producción de varios componentes proteínicos del plasma sanguíneo: protrombina, fibrinógeno, y albúminas. Las proteínas protrombina y fibrinógeno son factores coagulantes involucrados en la formación de los coágulos sanguíneos. Las proteínas albúminas mantienen el ambiente isotónico de la sangre para que las células del cuerpo no ganen ni pierdan agua ante la presencia de fluidos corporales.

 

La inmunidad

El hígado tiene un papel principal en el sistema inmunológico, protegiéndolo de las infecciones
El hígado tiene un papel principal en el sistema inmunológico, protegiéndolo de las infecciones

El hígado funciona como un órgano del sistema inmunitario gracias a la función de las células Kupffer que recubren los sinusoides. Las células Kupffer son un tipo de macrófago fijo que forma parte del sistema fagocito mononuclear con macrófagos en el bazo y en los ganglios linfáticos. El gran volumen de sangre pasa a través del sistema portal hepático y el hígado permite que las células Kupffer limpien grandes volúmenes de sangre muy rápidamente.

 

Las células Kupffer juegan un papel importante capturando y digiriendo bacterias, hongos, parásitos, células sanguíneas desgastadas y restos celulares.

 

 

Fuente:

http://www.stanfordchildrens.org/en/topic/default?id=anatomy-and-function-of-the-liver-90-P03069

http://www.healthline.com/human-body-maps/liver#seoBlock

 

Resumen
El hígado es un órgano vital muy importante ya que está involucrado en multitud de funciones como la digestión, el metabolismo o el almacenamiento de vitaminas y minerales.

Está situado por debajo del diafragma y cuenta con diferentes estructuras en su interior. Cuatro localizaciones como son: el ligamento coronario, los ligamentos triangulares izquierdo y derecho, y el ligamento falciforme. Cuatro lóbulos diferentes: el izquierdo, el derecho, el caudado y el cuadrado.

Otras estructuras prioritarias para su funcionamiento son los conductos biliares, encargados de transportar la bilis; el sistema sanguíneo supervisado por la vena porta hepática; y, los lobulillos formados por los sinusoides, las células de Kupffer y los hepatocitos.

Las funciones en las que se encuentra implica el hígado son:

  • La digestión, suministrando la bilis al duodeno para deshacer los alimentos ricos en grasas.
  • El metabolismo, ayudando a metabolizar los carbohidratos, lípidos, proteínas… en materiales útiles como el glucógeno para suministrar energía al cuerpo.
  • La desintoxicación, eliminando substancias tóxicas como el alcohol, antes de que puedan alcanzar al resto del cuerpo.
  • El almacenamiento de vitaminas, minerales y fuentes de energía. De esta forma podrá liberarlas cuando sea necesario.
  • La producción de varios componentes proteínicos como la albúmina.
  • Protegiendo al cuerpo mediante la eliminación de bacterias, hongos o células desgastadas.

 

The following two tabs change content below.
Raquel Graña

Raquel Graña

Soy psicóloga, sexóloga y coach. Me apasionan las ciencias y el conocimiento, por lo que siempre estoy leyendo, buscando nueva información y aprendiendo. Desde pequeña he sido muy curiosa, por lo que decidí convertirme en escritora, para poder descubrir y entender el mundo.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario