Robótica y programación para impulsar a México: entrevista con David Bustos, cofundador...

Robótica y programación para impulsar a México: entrevista con David Bustos, cofundador de Briko

0 6740

Armar tu propio robot es la idea con la que un grupo de jóvenes busca promover la programación y la robótica en México.

Construyen automóviles, manejan metales pesados, administran hoteles, limpian edificios, despachan restaurantes, viajan al espacio y ayudan a los turistas. Caminan en dos piernas, se mueven con llantas todo terreno o permanecen fijos al piso. Parpadean, hablan o hacen su trabajo en silencio.

Hablamos de los robots, esos aparatos mecánicos que han despertado el interés de la humanidad desde los tiempos de la antigua Grecia, cuando filósofos como Arquitas fabricaban aves mecánicas que se movían por medio de vapor. Muchos siglos después, la robótica se convirtió a la vez en un campo de estudio y en una industria que mueve millones de dólares alrededor del mundo.

La palabra robot fue acuñada en 1921 y viene del checo robota, que significa “trabajo duro”. El término robótica fue introducido por el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov.

En Corea del Sur hay cerca de 500 robots por cada 10 mil trabajadores y casi 350 por cada 10 mil empleados en Japón, apunta Reuters. Estados Unidos, por su parte, tiene a más de 232 mil robots trabajando en sus fábricas y se considera el segundo país del mundo, después de Japón, con el mayor uso de robots, estima la Asociación de Industrias de Robótica, (RIA, por sus siglas en inglés).

Pero los robots no están solamente en la industria. Cada vez más se crean proyectos para llevar los androides hasta tu casa para ayudarte en la limpieza, a cuidar a los niños o para convertirse en tu centro de entretenimiento.

En el proceso de robotizar al mundo Japón, Corea del Sur, China, Alemania y Estados Unidos llevan la delantera, pero América Latina también quiere ser una potencia robótica. Organismos como la Red Robótica Latinoamericana congregan a diferentes proyectos en la región y en México hay quienes buscan impulsar la robótica y la programación como factores de cambio para el desarrollo del país.

Briko: robótica y programación para todos

Briko desarrolla kits para aprender robótica y programación. Imagen: Briko
Briko desarrolla kits para aprender robótica y programación.
Imagen: Briko

Este es el caso de Briko, una startup ubicada en San Luis Potosí fundada por jóvenes mexicanos que a su regreso de programas de práctica y estudios en diferentes países del mundo decidieron crear una empresa que ayudara a las personas de cualquier edad a aprender programación y robótica para desarrollar sus ideas, y al mismo tiempo, promover estas industrias como claves para el desarrollo tecnológico de México.

Incubada a través de Play Business, Briko logró recaudar 645 mil pesos –casi 40 mil dólares- en sólo 9 días. La empresa vende kits de piezas para armar robots y aprender programación. “Este proyecto va enfocado a hacer proyectos de hardware y robótica de manera sencilla y amigable, mediante pocas instrucciones de código. El objetivo es crear nuevos desarrolladores, personas makers que tengan ganas de hacer cosas”, explica Kevin Domínguez, de 21 años, uno de los miembros del equipo Briko.

Para conocer más sobre esta startup y obtener pistas sobre cuál es el futuro de la robótica en México fue que entrevisté a David Bustos, fundador de Briko que también dio consejos a otros emprendedores tecnológicos en búsqueda de financiamiento.

¿Cuánto tiempo tienen como startup?

La idea de Briko surgió hace un año. Al principio nos fondeamos con capital propio de otra empresa que tenemos que se dedica a automatización de PYMES. De ahí comenzamos a captar ingresos para invertir en un proyecto, y ese proyecto llegó en junio del año pasado. Empezamos a hacer Briko, duramos desde julio del año pasado hasta abril con fondeo propio y en abril conseguimos nuestra ronda de inversión de 645 mil pesos en 9 días.

¿Cómo fue su proceso de incubación en Play Business?

Como un emprendedor, muchas veces topas con pared. Te preguntas, “¿y ahora qué voy a hacer?” y te tienes que decidir para no morir. Así fue con nosotros. Se nos presentó Play Business y lo vimos como una excelente oportunidad para empezar a conseguir fondeo de una manera muy fácil y sin tantos procesos burocráticos como pedir inversión a un venture capital o algún fondo de inversión.

Play Business es crowfunding de forma similar a Kickstarter, funcionan casi de la misma manera para captar inversionistas y personas que apoyen tu proyecto, pero en cambio aquí los haces parte de tu empresa.

Muchas veces como emprendedor debes elegir un camino en el que tú creas y apuestes a él. Si tú apuestas a ser seleccionado por Wayra, tienes que hacer lo mejor que esté en ti para poder llegar a ser seleccionado. O eres seleccionado o puede ser que fracases, pero si fracasas, puede ser que busques otros caminos o que te desilusiones y ya no quieras continuar. Nosotros nos decidimos por una rama completamente diferente a lo común, que fue el crowfunding.

¿Qué crees que resultó tan atractivo de Briko para que las personas en 9 días aportaran 645 mil pesos?

Que somos una startup de tecnología, pero de hardware. Hay muy pocas startups de tecnología de hardware aquí en México, y también en el mundo. Se tiene entendido que las startups tienen que ser software: Facebook, Netflix, todo es software, no es hardware. Eso resultó atractivo.

El desarrollo de hardware en México no se realiza. Es muy limitado a ciertos sectores de la industria, principalmente automóviles y armadoras que es lo que México está creciendo actualmente, pero no hardware que ayude a generar tecnología, algo que sea más de uso común para todos.

¿Ustedes son estudiantes o egresados?

El equipo Briko. Imagen: Briko
El equipo Briko.
Imagen: Briko

Los cuatro fundadores ya terminamos nuestras carreras el año pasado, Ingeniería en Mecatrónica. De ahí fuimos complementando todo con integrantes de muchas áreas, desde mercadotecnia, tecnologías de la información, diseño industrial, y crear un equipo de 14 personas muy diverso. Eso es algo muy importante en una startup, tener un muy buen equipo.

“El desarrollo de la tecnología no depende de estar en un país primermundista”

Personalmente, ¿siempre te viste como emprendedor?

Las ganas de crear algo siempre existieron, sólo cambió el enfoque. Yo recuerdo que desde 2010 quería construir hardware: hacer robots para competencias, didácticos, enseñar a la gente robótica, pero nunca en el sentido del negocio, era por amor al arte. Éramos makers, makers desde antes que existiera el término en México.

Cambió nuestro chip al vivir en otros países. Yo estuve en la Universidad Nacional de Corea y ahí me di cuenta que la tecnología, el desarrollo de la tecnología no depende de estar en un país primermundista, depende del hecho de querer hacerlo. El querer comenzar a desarrollar tecnología fue lo que cambió mi visión, y al mismo tiempo hacerlo como un negocio, es decir, vivir de lo que nos apasiona.

¿Cuál es la visión que ahora tienes?

David Bustos tiene 24 años. Foto: José Luis Adriano
David Bustos tiene 24 años.
Foto: José Luis Adriano

Mi visión y la de nuestro equipo es ofrecer un producto con el cual cualquier persona pueda desarrollar tecnología por sí misma. Nuestro objetivo es inspirar a las nuevas generaciones, y a las generaciones ya existentes, a que entiendan la tecnología y la puedan aplicar para desarrollar nueva, y principalmente en Latinoamérica.

Somos el primer producto de este tipo completamente de habla hispana y queremos llevarlo a todos los rincones de Latinoamérica. De momento estamos en México, tenemos que comprobar que el mercado necesita Briko, quiere Briko, y tenemos que culturizar al mercado, porque es una de las barreras que hemos tenido.

En México no se tiene una cultura de educación de tecnología o de una educación en las ciencias. Ya se están haciendo esfuerzos al respecto y Briko apoya en esa parte. De alguna manera lo que buscamos es culturizar a las personas en México sobre tecnología y sobre que el emprendimiento no es malo, el emprendimiento no quiere decir que sea algo de mala calidad.

¿Cómo promueven la educación tecnológica en México?

Asistiendo a eventos como Campus Party, dando cursos de Briko en escuelas, en universidades, en todos los lugares donde nos dan un espacio para dar cursos lo hacemos. Nosotros nos comunicamos con las empresas, les presentamos el proyecto y las empresas nos dan espacio para dar cursos.

¿Cuál es el futuro de los robots en el mundo?

Como América Latina es una fuerza manufacturera, lo número uno serán son los robots con aplicación industrial. En el mundo va a crecer mucho la robótica personal: tener robots en las casas, en el trabajo y en lugares donde no se tiene ni siquiera imaginado van a existir robots para ayudarnos en nuestras tareas diarias. Para allá va creciendo la robótica y hacia cada vez hacerla más inteligente a través de la inteligencia artificial.

Los planes: para iniciarte en la robótica sólo deberás ir al supermercado

De momento, Briko se vende en su sitio web. Foto: José Luis Adriano
De momento, Briko se vende en su sitio web.
Foto: José Luis Adriano

“Dentro de poco esperamos que Briko se venda en retail, es decir, que un papá le pueda comprar un Briko a su hijo en tiendas o supermercados”, explica David Bustos sobre los planes de Briko. “El objetivo es tener este tipo de herramientas para la creación de tecnología a la mano en cualquier momento”. Mientras tanto, los brikos se adquieren en su página web con un precio base de $1,500 pesos, a partir de los cuales se ofrecen módulos individuales o paquetes de 3 mil o 4 mil pesos.

¿Crees que América Latina tiene potencial para ser un gigante de la robótica?

¿Potencial? ¡Claro! Muchísimo, solamente no tenemos las herramientas para desarrollarlp. El potencial y la pasión existen, pero no existe la accesibilidad a los materiales. Nosotros mismos lo sufrimos.

¿Es caro o por qué?

En primer lugar es caro, pero la otra es las ventajas que tienen otros países como Estados Unidos para acceder a patrocinadores y universidades. El sector privado apoya mucho a instituciones educativas al desarrollo de tecnologías avanzadas. Aquí en México no tenemos esa cultura y en América Latina tampoco. Esa es la diferencia con los Estados Unidos. Ellos apuestan en que la tecnología es un factor decisivo en el desarrollo de un país, y en México no.

¿Eso les ha llegado a preguntarse si Briko tendrá éxito?

Claro, nos cuestionamos diariamente si estamos haciendo lo correcto, de por qué no tomamos todas nuestras cosas y nuestra tecnología y nos vamos a Estados Unidos donde sí la quieren. Nos lo cuestionamos diariamente pero nosotros creemos y queremos ser factores de cambio y por eso mismo seguimos luchando por culturizar México y América Latina y hacer que se desarrolle tecnología.

Puedes visitar la página web de Briko y comprar ahí sus kits de programación y robótica. Briko está presente también en Facebook y Twitter, y puedes ver algunas de sus creaciones en su canal de YouTube.

SIN COMENTARIOS

  1. Me encanta la robótica y nunca había escuchado de este proyecto, bien por las iniciativas mexicanas para promover la tecnología

Deja una Respuesta