Orientación sexual: lo que los científicos saben – y lo que no...

Orientación sexual: lo que los científicos saben – y lo que no saben –

0 3124

Durante los últimos 50 años, los derechos políticos de las lesbianas, gays, y bisexuales (LGB) se han ampliado considerablemente en algunos países, mientras que se han estrechado en otros. En muchas partes del mundo, el apoyo popular y político para los derechos de este colectivo está relacionado con cuestiones sobre la prevalencia, las causas, y las consecuencias de las orientaciones no heterosexuales.

 

En un nuevo informe, un equipo de investigadores traen los últimos avances científicos para influir en estos temas, proporcionando una revisión comprensiva de toda la investigación realizada en el ámbito de la orientación sexual.

 

“Queríamos realizar una revisión exhaustiva que era “estado del arte” para corregir los malos entendidos relacionados con los hallazgos científicos y las agendas políticas”, explicó el psicólogo investigador y director del estudio J. Michael Bailey, de la Universidad Northwestern.

 

El informe fue publicado en el Pshychological Science in the Public Interest, un períodico de la Association for Pshychological Science, acompañado por un comentario del psicólogo científico Ritch Savin-Williams de la Universidad Cornell.

 

¿Qué se sabe acerca de la orientación sexual?

Características conocidas sobre orientación sexual
Características conocidas sobre orientación sexual

 

En base a la revisión de los últimos hallazgos en ciencia, Bailey y sus compañeros llegaron a una serie de conclusiones acerca de la naturaleza de la orientación sexual:

 

  • A lo largo de las culturas, un pequeño porcentaje de personas, pero no trivial, tienen sentimientos no heterosexuales. La expresión específica de la orientación sexual varía ampliamente según las normas o tradiciones culturales, pero la investigación sugiere que los sentimientos sexuales de los individuos se han desarrollado, probablemente, de la misma forma alrededor del mundo.

 

  • Las orientaciones sexuales de hombres y mujeres se manifiestan de diferentes formas: la orientación sexual de los hombres es más estrechamente vinculada a sus patrones de excitación sexual que la orientación sexual de las mujeres.

 

  • Varios factores biológicos – incluyendo las hormonas prenatales y los perfiles genéticos específicos – es probable que contribuyan a la orientación sexual, aunque no son la única causa. La evidencia científica sugiere que factores medioambientales biológicos y no sociales influencia en conjunto la orientación sexual.

 

Los hallazgos científicos no apoyan la noción de que la orientación sexual pueda ser enseñanza o aprendida a través del significado social. Además, hay una pequeña evidencia que sugiere que las orientaciones no heterosexuales se vuelven más comunes a medida que aumenta la tolerancia social.

 

Cuestiones abiertas sobre la orientación sexual

La orientación sexual no está influenciada por el aprendizaje. Fuente: nito fotolia.com
La orientación sexual no está influenciada por el aprendizaje. Fuente: nito fotolia.com

 

A pesar de que los puntos anteriores estén en consenso, existen una serie de aspectos acerca de la orientación sexual no están del todo claros. Mientras que Bailey y sus colaboradores describen la orientación sexual dentro de las categorías principales – lesbiana, gay, o bisexual – Savin-Williams argumenta que la evidencia considerable apoya la sexualidad como un continuo. Él observa que la etiqueta “bisexual” sirve como un cajón desastre para diversas orientaciones sexuales que se encuentran entre los heterosexuales y los homosexuales. Como resultado de esto, su estimación de la prevalencia de la población no heterosexual es el doble de la que proponen Bailey y colaboradores.

 

Los autores del estudio y Savin-Williams están de acuerdo en la mayoría de temas, incluyendo una gran limitación en la investigación existente acerca de cómo se mide la orientación sexual. La mayoría de investigadores ven la orientación sexual como un conjunto de componentes – incluyendo el comportamiento, la identidad, la atracción sexual y la excitación fisiológica – pero la mayoría de estudios científicos solamente se focalizan en la atracción sexual autoinformada.

 

La decisión de utilizar estas medidas de autoinforme se debe a razones pragmáticas, pero esto limita necesariamente las conclusiones que pueden ser expuestas sobre cómo diferentes aspectos de la orientación sexual varían de individuo a individuo, de cultura a cultura, o de tiempo en tiempo.

 

Adicionalmente, el estigma individual y cultural influye de tal manera que los comportamientos suelen estar reprimidos y muchas veces no se dice la verdad sobre la orientación o las preferencias sexuales.

 

La pregunta más importante en los debates políticos y públicos quizá sea si la gente puede “elegir” tener una orientación homosexual, bisexual o heterosexual, ya que esta se centra en el deseo y en sus elecciones, y prohibirlas sería ilógico.

 

La orientación sexual es una parte importante del ser humano, por lo que debería ser estudiada sin miedo, y sin restricciones políticas,” argumenta Bailey. “Cuanto más controvertido sea un tema, más debería invertirse en adquirir un buen conocimiento. La ciencia es el mejor camino para adquirir una base fiable acerca de ello.”

 

Fuentes:

J. M. Bailey, P. L. Vasey, L. M. Diamond, S. M. Breedlove, E. Vilain, M. Epprecht. Sexual Orientation, Controversy, and Science.Psychological Science in the Public Interest, 2016; 17 (2): 45 DOI:10.1177/1529100616637616

http://psi.sagepub.com/content/17/2/37.short

 

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario