Educación financiera para niños: Entrevista con Pablo Ambram y Maritza Lanas, fundadores...

Educación financiera para niños: Entrevista con Pablo Ambram y Maritza Lanas, fundadores de Agent Piggy

0 1657

Aprender a administrar el dinero, valorar la importancia del ahorro y conocer sobre finanzas no es sólo para adultos, y Agent Piggy puede demostrarlo.

El dinero no le sobra a nadie. Al menos no a la mayoría de la población mundial, que debe arreglárselas para llegar a fin de mes con sus salarios y además tener en cuenta ahorros para gastos médicos, escolares, vacacionales, o para comprar un auto o una vivienda.

Sin embargo, cuando los gastos sobrepasan a los ingresos y las deudas comienzan a acumularse, muchas veces es a causa de una mala administración financiera. “Existe un creciente grado de concienciación mundial sobre la necesidad de promover cambios positivos en el comportamiento económico y en los niveles de educación financiera de los individuos y los hogares”, dice el Banco de Desarrollo de América Latina en su informe “La educación financiera en América Latina y el Caribe”.

Educación financiera para reducir la pobreza

Aprender a manejar las finanzas personales es una habilidad muy útil.
Aprender a manejar las finanzas personales es una habilidad muy útil.

Lo que se ha convertido en una preocupación para muchos países es también una oportunidad para formar ciudadanos responsables financieramente desde la infancia. La propia Unicef señala a la educación financiera como la responsable de inculcar “la capacidad de tener conocimientos y aptitudes financieras”, y promueve, junto con la organización Child and Youth Finance International, el programa Educación Social y Financiera para la Infancia en escuelas de todo el mundo.

Al margen de los esfuerzos de organizaciones internacionales o gubernamentales, la tecnología y la oportunidad de generar impactos sociales ha inspirado la creación de startups para ayudar a las personas a hacer una mejor gestión de su dinero, ya sea a través de aplicaciones o de programas educativos virtuales.

Agent Piggy, las finanzas también son para niños

Agent Piggy quiere que los niños aprendan a ahorrar y a ser responsables con su dinero. Imagen: Agent Piggy
Agent Piggy quiere que los niños aprendan a ahorrar y a ser responsables con su dinero.
Imagen: Agent Piggy

Educar financieramente a los niños y fomentar la participación de los padres en el aprendizaje es una de las misiones que busca Agent Piggy, una startup de origen chileno creada en 2010. Por medio de una plataforma web, los niños aprenden el valor del ahorro y a ganar su propio dinero después de cumplir desafíos caseros. Los padres, por su parte, participan en el establecimiento de recompensas y pueden ver lo que han hecho sus hijos.

Fundada por Pablo Ambram y Maritza Lanas, Agent Piggy ha recibido el apoyo de incubadoras como Wayra y Start-up Chile, y ha firmado acuerdos con instituciones como BBVA para fomentar su plataforma de educación financiera en los niños. Quisimos conocer más de esta startup y por eso entrevistamos a sus fundadores, Pablo Ambram y Maritza Lamas.

¿Cuál es la visión personal que les lleva a fundar su startup?

Es un sentimiento de querer hacer un trabajo que sea positivo, tenga un gran impacto y sea original.

¿Qué tan importante es su equipo para llevar a su startup a la visión que se han planteado? ¿Cuántas personas forman el equipo de Agent Piggy?

El equipo de trabajo es uno de los factores más importantes no solamente para nosotros sino para cualquier startup. Hemos tenido la suerte de encontrar personas muy motivadas y apasionadas en el campo de la educación, que han colaborado en algún momento con nosotros o actualmente están colaborando.

Hoy día somos 4 personas en la oficina, pero hay más colaboradores que trabajan con nosotros dependiendo de la complejidad de cada proyecto que tomamos.

¿Cuándo decidieron convertirse en emprendedores? ¿Hubo algo particular que ocurriera para motivarlos?

Nada en particular, quizás una acumulación de frustraciones que uno tiene con la manera tradicional de hacer las cosas y las ganas de cambiar los paradigmas.

¿Por qué se interesaron en la educación financiera para niños?

La educación financiera es una habilidad muy relevante en el mundo tan financiero de hoy. Hay mucho trabajo por hacer y nos apasionan los temas educativos.

Hace muchos años que la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico -OCDE- se dio cuenta de la falta de educación financiera a nivel escolar y ha recomendado a los gobiernos implementar este tema en la malla curricular. Algunos en Latinoamérica han tomado acción, como Colombia, Perú, México y ahora Chile.

¿Cómo funciona Agent Piggy?

Agent Piggy busca que los niños aprendan el hábito del ahorro, entre otras cosas. Imagen: Agent Piggy
Agent Piggy busca que los niños aprendan el hábito del ahorro, entre otras cosas.
Imagen: Agent Piggy

Hemos creado varios tipos de productos, algunos enfocados a las familias para que trabajen sobre conceptos financieros con sus hijos. Tenemos una app web y móvil que permite a los padres manejar las mesadas de los hijos y premiarlos con monedas virtuales por completar tareas en el hogar. De esta manera los enseñamos a recibir una remuneración por un buen trabajo.

También creamos proyectos educativos para colegios que hacen uso de una plataforma educacional y contenidos propios. Son cursos de 3 a 4 meses de duración en los cuales los alumnos aprenden conceptos de ahorro, interés, inversión, gasto responsable y derechos y deberes como ciudadanos financieros que son. Son actividades dirigidas a alumnos de enseñanza primaria y secundaria.

¿Cuáles han sido las dificultades más grandes que han enfrentado en su camino emprendedor? ¿Por qué creen que han podido superarlas?

Cada etapa tiene su tipo de dificultad. Al principio era un tema de credibilidad: “¿quiénes somos nosotros para venir a vender productos educativos?” Más adelante, cuando uno ya tiene un currículum de clientes, el desafío además se convierte en un problema de flujo de caja: “¿cómo y cuánto invertir en un equipo de ventas o en mejorar el producto, si tengo poquito margen y necesito utilidades?” Es un arte, complejo de balancear.

“La clave es ponerse la vara lo suficientemente alta para no sentir que uno pierde el tiempo, pero no tan alta que sea imposible y frustrante alcanzarla”.

¿Por qué consideran que los inversores y el público han confiado en ustedes?

Es un tema de demostrar y acumular pequeños éxitos. Al principio no mucha gente confiaba en nosotros, pero como alguna vez leí, los inversionistas se fijan en líneas, no en puntos. Esto quiere decir que uno tiene que tener varios contactos con los inversionistas en el tiempo (o con clientes) e ir demostrando pequeños avances, que acumulados definen una línea creciente.

En nuestro caso en particular, fuimos ganando confianza al demostrar seriedad, calidad del producto y un equipo comprometido. Fuimos premiados varias veces por nuestro trabajo, comenzamos a ser aceptados en programas de aceleradoras y a ser mencionados por la prensa.

¿Han participado en aceleradoras de startups? ¿Ha sido difícil?

Si, participamos en Wayra en 2012. Ha sido un aprendizaje en varios aspectos, sobretodo en el de profesionalizar la operación ya que fueron los primeros actores institucionales a los cuales debíamos rendir cuentas.

Hasta el momento, ¿qué ha sido lo mejor que les ha pasado como emprendedores? ¿Por qué?

No hay nada mejor que el sentimiento de haberle podido entregar una herramienta y un conocimiento útil a un niño que te agradece por haberle enseñado sobre conceptos financieros.

¿Cuál es la clave para ser un emprendedor exitoso?

Maritza y Pablo también ofrecen consejos a otras startups. Imagen: Agent Piggy
Maritza y Pablo también ofrecen consejos a otras startups.
Imagen: Agent Piggy

El éxito es relativo, cada uno se auto impone su propia medida acerca de lo que significa el éxito. La clave es ponerse la vara lo suficientemente alta para no sentir que uno pierde el tiempo, pero no tan alta que sea imposible y frustrante alcanzarla.

¿Qué crecimiento esperan en los próximos tres años? ¿Cómo le hacen para no perder el rumbo?

Esperamos poder sostener el crecimiento actual y duplicar el número de niños impactados todos los años. Para no perder el rumbo es importante tomarse vacaciones a veces para pensar en lo que uno está haciendo y lo que uno quiere hacer, y cuán lejos está ahora lo uno de lo otro. Yo me suelo tomar un mes donde viajo y pienso.

¿Creen que cambiará la forma en que la tecnología forme parte de la educación de los niños en el futuro? ¿Cuáles son sus esperanzas?

Totalmente, la tecnología YA es parte de la educación de todos los niños, solo que quizás con mayor o menor nivel de formalidad. Todos tienen hoy día un smartphone con el cual acceden a herramientas como Google, Youtube, Wikipedia y están aprendiendo sobre lo que les interesa todo el tiempo, hasta en horario de clases. La tecnología es un canal más de acceso a la información, pero no creo que reemplace nunca a un profesor de carne y hueso.

¿De qué manera creen que las startups de origen latinoamericano formarán parte de ese futuro?

Hoy día hay mucho interés en el mercado ed.tech y están comenzando a haber inversiones desde USA a startups enfocadas en Latinoamérica, especialmente en Brasil. Es de esperar que los mercados latinoamericanos lleven como siempre algunos años de rezago por la falta de madurez y de acceso a la tecnología en relación con USA por ejemplo.

La educación financiera en los niños formará ciudadanos más preparados para la vida.
La educación financiera en los niños formará ciudadanos más preparados para la vida.

Puedes visitar el sitio web de Agent Piggy o seguir su actividad en Facebook y Twitter. Pablo Ambram y Maritza Lanas están en Twitter.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario